h1

25-EXPEDIENTES SECRETOS OVNIS DEL III REICH

enero 19, 2013

 

Ovnis-El-Secreto-del-Tercer-Reich-DocumentalPlaneta Azul continua presentando información perteneciente a los expedientes secretos ovnis del III Reich, que hablan de que los nazis ya en la década de los 40 conocían la llamada tecnología inversa o anti gravitacional, usada por los ovnis extraterrestres. Es evidente que estos aparatos volaron y se utilizaron en aquella época. Pero ¿continúan haciéndolo hoy? Si los comparamos con las imágenes de Ovnis tomadas en distintos lugares del mundo en nuestros días, podemos observar una enorme similitud entre ellos y los artefactos que, según el informe, construyeron los nazis. Prueba de ello es que, con motivo del avistamiento de uno de los primeros discos voladores, en Praga a comienzos de 1945, la prensa asociaba totalmente el fenómeno a los hqdefaultnazis, titulando así la noticia: “Los discos voladores inventados en Alemania”. Sin embargo, al poco tiempo, y movidos tal vez, por la ciencia-ficción de moda en ese tiempo o quién sabe si por otras oscuras intenciones del gobierno secreto mundial, los gobiernos y por consiguiente la prensa, comenzaron a especular sobre el “peligro de invasión extraterrestre”. De manera similar a lo que hoy en día, se empeñan en hacernos creer los gobiernos de USA, la Unión europea, la prensa amarillista y las corporaciones transnacionales aeroespaciales pertenecientes al gobierno secreto mundial. El mismo Jimmy Carter, actualmente Expresidente de Estados Unidos, en aquella época, declaró, que él, personalmente, había visto un OVNI. Incluso en algunos círculos científicos se llegó a comentar que “el presidente de Estados Unidos y el Secretario General del PCUS habían hablado seriamente sobre la posibilidad de sufrir un ataque masivo de u416gKAOvnis”, hablando de ellos como si se tratara de naves venidas del espacio exterior. Sin embargo, años después de que los rumores sobre “visitantes extraterrestres” se extendieran por todo el planeta, la revista estadounidense Examiner volvía a la tesis de finales de la guerra en un artículo publicado el 26 de mayo de 1988 bajo el título ¡El misterio de los Ovnis, desvelado!, y en el que se decía: “El secreto sobre los Ovnis estaba ya resuelto hace mucho tiempo, si es que existió alguna vez.Los extraterrestres son, en realidad, nazis que desean reedificar su imperio. Los gobiernos del mundo están perfectamente informados de todo este asunto y, por ello, callan, y, al mismo tiempo, están verdaderamente aterrorizados”. Tal aseveración es un insulto a la inteligencia humana y es una muestra de como manipulan fácilmente con conspiraciones y desinformaciones a la opinión publica mundial cuando del tema de los ovnis se trata. Un dato más que parece sustentar la “hipótesis nazi” es que en algunos informes sobre Ovnis se habla también de la existencia de aparatos gigantescos, con forma de cigarrillo, que se han interpretado como naves nodrizas en las que se alojarían los “discos voladores” y que suelen viajar con mayor lentitud siguiéndolos. Pues bien: según el informe, bajo el nombre hqdefault (1)de Andrómeda, se escondía, en efecto, el proyecto para una nave nodriza; nave de la cual, se asegura que existía ya en 1944, habiendo sospechas de que las había, incluso, con anterioridad a esa fecha. Con una eslora de 109 metros, estas naves de dimensiones gigantescas, se afirma en el informe que se impulsaban con propulsores tipo Thule y estaban proyectadas con una capacidad interior suficiente como para transportar y alojar un aparato Haunebu y varios de tipo Vril. Todos ellos, se añade en el informe, podían despegar de la nave nodriza durante el vuelo de la misma e, igualmente, retornar a ellas a través de unas escotillas laterales especiales. Y lo cierto es que, tras la guerra, fueron capturados por los aliados dos proyectos de construcción de estas enormes naves Andrómeda; ahora bien, sobre su fabricación real y operativa no se ha podido aportar prueba alguna. Sin embargo, y a pesar de no contarse con vestigios de la época, parece que actualmente existen aparatos tipo Andrómeda o similares y que han podido observarse perfectamente en vuelo. Las fotografías postguerra de los “cigarros voladores” son abundantes. Un hecho muy concreto, es el hqdefault (2)de las fotografías tomadas por George Adamski en 1952 a un “platillo volante”, en el que eran claramente visibles los símbolos del Sol Negro nazi, hizo que se adoptaran urgentes y energéticas medidas. Así, en un documento secreto de la CIA conocido gracias a una filtración, se decía que “ha sido estructurada una red de información a nivel mundial… y se han cursado órdenes a las principales bases aéreas militares bajo nuestro mando para localizar, interceptar y abatir a los Ovnis… Todo este tipo de información debe ser cuidadosamente ocultada y preservada del acceso público a fin de evitar un pánico general”. A partir de entonces las fotografías sobre discos voladores serían confiscadas o publicadas sistemáticamente como falsas. Además, se programó paralelamente una campaña orientada a atribuir un origen extraterrestre a los Ovnis y a promover “evidencias” de la “normalidad” de visitas extraterrestres a lo largo de la historia. “De esta forma, dice el misterioso informe, se evitaba que se relacionaran a los Ovnis con el IIIhaunebu-maqueta-04 Reich o el nacionalsocialismo, y se minimizaba, por tanto, la sensación de pánico mundial”. Sin embargo, aunque existían múltiples narraciones ridículas sobre Ovnis que tenían como protagonistas a “venusianos”, “hombres verdes” y extraños seres monstruosos, hay otros testimonios que deberían ser tenidos en cuenta. Es el caso de cierto californiano, comerciante de cereales, que aseguró haber visto un OVNI posado en la tierra y haber oído nítidamente a los tripulantes de la extraña nave expresarse en correcto alemán y no en un idioma extraterrestre. La reacción del gobierno estadounidense ante estas afirmaciones fue automática, intentando impedir una mayor difusión de esos datos; y así, a pesar de comprobarse que aquel hombre era sincero en sus manifestaciones y gozaba de una salud mental totalmente normal, se le apartó de la vida pública, fue internado en prisión y se procedió a eliminar todas las huellas de nazi5sus manifestaciones. George Adamski no sufrió la misma suerte, pero fue porque afirmó haber contactado “simplemente” con venusinos… Y, sin embargo, los misteriosos diseños vistos por Adamski eran, indudablemente, cruces gamadas; lo que sucede es que él los relacionó con símbolos universales y ancestrales sobre Venus. Otro hecho que apoya la tesis del informe sobre el origen nazi de muchos Ovnis es la misteriosa expedición a la Antártida realizada por los alemanes en 1938 bajo el mando del capitán Ritscher. Su objetivo, tanto científico como militar, consistía sobre todo en conquistar un espacio de este inhóspito territorio. Y así fue cómo el nombre del buque en el que se trasladaron los alemanes,Neu Schwabenland (Nueva Suabia), fue puesto a una amplia zona de costa antártica que ningún gobierno germano de posguerra ha dejado de reivindicar. Años más tarde, en uno de los momentos más encarnizados de la Segunda Guerra Mundial, Döenitz, el gran almirante de la Kriegmarine (Marina de e103d-adamski-ship-venusianGuerra) del III Reich, transmitió una misteriosa orden a las “fuerzas de reserva del último batallón” de submarinos, plenos de importantes misiones, de una tarea “especial adicional”. Respecto a los pormenores y detalles de sus instrucciones, nunca se ha podido saber nada con certeza y, hasta hoy mismo, permanecen en el más absoluto misterio. Hay que tener en cuenta que, en aquellos días, la flota submarina alemana era la más perfeccionada de todo el mundo. Hay plena certeza de que se construyeron submarinos anti sónar de propulsión eléctrica, desmontables y veloces. También se sabe que existían proyectos para construir otros superiores incluso a los indicados, y está demostrado que el transporte masivo de hombres, víveres, municiones y miles de mercancías por vía submarina era totalmente posible y seguro para los alemanes. En realidad, el III Reich jamás interrumpió su contacto permanente con Japón ni con otros puntos del planeta. Pero, ¿cuáles eran los verdaderos objetivos, ovnis-nazisestratégicos y militares de aquella potencia submarina? Algunos dicen que parecían ser otros muy distintos a ganar la guerra entablada en la superficie. Lo cierto es que los documentos capturados por los aliados, relacionados con la armada submarina alemana, durante la Segunda Guerra Mundial, sus misiones, tácticas, objetivos, etc., aún están bajo prohibición de consulta sin ninguna clase de justificación. “Aunque, sin duda habrá una, que los aliados y algunos más conocen”. Algo que aumenta el misterio a este asunto de la tecnología del III Reich es que, hasta hoy, no se sabe el paradero de cerca de cien submarinos, prácticamente indestructibles por causas naturales. Los aliados han revisado bien sus hundimientos de submarinos alemanes y no les salen las cuentas. Pero tal cantidad de submarinos “volatilizados”, sin dejar ningún rastro, representa una enorme flota. Además, no se trata de submarinos normales, ya que incluso buena parte de los mismos eran del tipo third-reich-operation-ufo-nazi-baseU-21, unos super submarinos fabricados en las postrimerías del III Reich y muy perfeccionados. Así, los tipos U-21 y U-23 eran de gran tamaño, pero estaban construidos por módulos y podían desmontarse para ser trasladados. Los enormes submarinos mercantes del tipo U-10 tenían gran facilidad para transportar los módulos individuales destinados a construir los anteriores o para que navegasen, desmontados, en su propio seno. La única explicación para este misterio supone nuevas interrogantes: ¿Serán estos barcos desaparecidos los “submarinos fantasmas” que, desde 1945, son vistos de vez en cuando en el mar? ¿Dispondrán, para esconderse, de bases especiales, protegidas e indetectables, tal vez en las profundidades de los eternos hielos polares? Al menos existen imágenes 2fotográficas que permiten apreciar la identidad entre un “submarino fantasma”, oficialmente de “origen desconocido”, y un submarino alemán tipo U-23. Aprovechando el buen clima invernal antártico, en el invierno de 1946, recién acabada la guerra en Asia, llegó a la Antártida, bajo el mando del almirante estadounidense Richard Byrd, una importante flota estadounidense. Esta expedición tenía como nombre clave High Jump (término deportivo inglés para designar el salto de altura). Después de una meticulosa y larga preparación, el convoy arribó a la Antártida en febrero de 1947; pero se dio por finalizada apresuradamente el día 3 de marzo de ese mismo año. Y en este ínterin, según documentos militares, se perdieron de forma “misteriosa” varios aviones de combate y hubo “bajas” de marines. No se informó abiertamente, pero parece que actuaron fuerzas misteriosas que repelieron la presencia militar americana e hicieron imposible su asentamiento en la Antártida. Tras cancelar la operación, repentinamente, el almirante Byrd comunicó a labase211 prensa algo sumamente extraño y fuera de contexto: “Resulta una verdad muy amarga de admitir; pero en caso de un nuevo conflicto bélico, podremos ser agredidos por aviones que tienen la capacidad de volar vertiginosamente desde un Polo a otro.Se precisa tomar urgentemente adecuadas medidas de defensa para interceptar a los aviones enemigos que provengan de regiones polares. Especialmente interesa, y se precisa, circundar la Antártida de una zona de defensa y seguridad”. Podemos concluir, pues, que la invasión del territorio antártico alemán, la “Nueva Suabia”, deseado por Estados Unidos como un conveniente “botín de guerra”, aparentemente fácil de ocupar, resultó un rotundo fracaso; y es ridículo creer que éste se debiera a un ataque de “pingüinos asesinos”…? Los primeros vuelos espaciales fueron de los nazis? En 1958 se realizó una nueva expedición estadounidense a la Antártida; pero en esta ocasión portaban armas terriblemente eficaces, incluso nucleares. Llegaron allí en el frío y oscuro imagesverano polar. En tres ocasiones, 27 y 30 de agosto, y 9 de septiembre, se lanzaron misiles atómicos contra el territorio de “Neu Schwabenland” (o “Nueva Suabia”), pero en ninguna de las tres ocasiones llegaron a tierra, sino que explotaron, sorpresivamente, en pleno vuelo al aproximarse a la vertical de la costa. ¿Qué razón hubo para realizar aquellas expediciones bélicas sobre la zona antártica? ¿Y para rodear todo este tema de misticismo, desinformación, descrédito y noticias falsas? Un último hecho podría aclarar más este enigma: se conservan fragmentos de un informe alemán definitivo, que trata sobre una “misión suicida” que se llevó a cabo con un único Haunebu-3 que se llegó a construir: ¡un vuelo a Marte! El Haunebu-3 tenía 71 metros de diámetro.  Matemáticamente se calculó su capacidad de autonomía con propulsión electrogravitacional y 6002_4resultó ser de 75.274.000 KM., es decir, que cubría la distancia Tierra-Marte. Pero después el impulsor electrogravitacional quedaba inoperante porque lentamente se ligaba a los metales que entonces se pudieron utilizar en su construcción. Un viaje en tales condiciones significaba, en consecuencia, un viaje a lo desconocido; y lo más probable, sin posibilidad alguna de regresar para la tripulación, compuesta por alemanes y japoneses. Pero así se decidió, según el informe mencionado, en el departamento E-4 de la SS, en la primavera de 1945; aunque fuese un postrero acto de sacrificio. Tras zarpar, según el informe, el cohete navegó durante ocho meses y medio alcanzando la superficie de Marte, como estaba previsto, a mediados de enero de 1946. Al parecer, no hubo problemas en el viaje, pero se piensa que con el propulsor electrogravitacional prácticamente agotado, la Imagen - JPEG formato64.jpg1extremadamente tenue atmósfera marciana y la atracción gravitatoria, el aterrizaje de la nave no debió ser suave. Aun así no hay seguridad de que fuese un aterrizaje forzoso, porque, siempre según el informe, llegó con la energía mínima suficiente para contrarrestar la relativamente leve fuerza de gravedad de Marte. Lo cierto, es que por ahora sólo podemos especular sobre aquella misión espacial pionera y el destino de aquellos anónimos primeros cosmonautas. Y es que, por increíblemente fantástica que pueda parecer esta historia, es un acontecimiento contrastado, aunque, eso sí, celosamente ocultado al público. ¿Cabría la posibilidad de que la tripulación del Haunebu-3 encontrase algo más de lo descargaque las actuales sondas no tripuladas han descubierto para nosotros, como verdaderos restos de cultura o incluso refugios subterráneos habitables? Imposible saberlo. Aunque lo más probable, todo hay que decirlo, es que el esté hoy sepultado bajo metros de arena marciana. Los informes de la SS nazi también refieren a extrañas fotografías de Ovnis tomadas desde naves espaciales… A una nave tipo Haunebu-3 aproximándose desde la Luna a la Tierra…, a una enorme y extraña letra “S” trazada sobre el suelo lunar… ¿Podría ser la inicial del término militar alemán Stützepunkt o “punto de apoyo”? ¿Puede tratarse de simples alucinaciones cuando estamos ante un insobornable y neutral material redufosfotográfico? El informe concluye considerando que todo esto, por supuesto, son hipótesis difíciles de creer y hasta de concebir, aunque si observamos en conjunto el mosaico y los hechos que se complementan, unos con otros, ello nos lleva, por una lógica elemental, a reflexionar sobre el conjunto del tema del desarrollo tecnológico del 3er Reich y muchas piezas aisladas pueden convertirse en pruebas irrefutables. Es el caso de los esquemas de platillos volantes alemanes, extraídos del Tomo 1º del libro Deutsche Flugscheiben und U-Boote überwachen die Weltmeere, de O. Bergmann (Editorial Hugin e.V.S., Postfach 13, 5802 Wetter 1, Alemania. Se sabe, desde luego, que a principios de mayo de 1945 todos los centros alemanes de investigación aeronáutica recibieron la orden de Adolf Hitler de destruir toda evidencia sobre proyectos y armas secretas en desarrollo. Ya en aquella época los alemanes eran poseedores del cohete A-9, capaz de ovni-nazi2mantener a un astronauta en órbita permanentemente en torno a la Tierra. Según otra información divulgada, al final de la Segunda Guerra Mundial, estaba también muy avanzada en los laboratorios subterráneos secretos de Breslau la construcción de cuatro prototipos de discos volantes, que formaban parte del programa Vergeltungswaffen (armas de represalia). Se dice que, en los últimos momentos, cuando los rusos presionaban por el frente del Este y los estadounidenses avanzaban por el Oeste, mientras Hitler y sus íntimos colaboradores se guarecían en el búnker berlinés, se embarcaron todos los planos y Nazi-Ovni2prototipos secretos de Breslau en un submarino que zarpó de Kiel con rumbo desconocido. Planeta Azul concluye que para que este informe sea lógico y no sea una conspiración desinformativa mas del monton, promocionada por el gobierno secreto mundial, Hitler no debió suicidarse, teniendo toda esa tecnología y mucho menos, perder la guerra, a menos que, no hubiera tenido el control total de esa avanzada tecnología o que su objetivo principal no fuera ganar la guerra. Esperamos que con esta información y las anteriormente publicadas en este portal, el lector pueda tener las herramientas para ir desentramando las grandes conspiraciones y desinformaciones en torno al secreto mayor guardado de la historia.

 

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: