h1

38-LA AGRICULTURA ORIGINARIA

enero 28, 2013

 

vida economica de los sumeriosPlaneta Azul profundiza la investigación sobre la cultura originaria de la raza humana basándose en trabajos científicos realizados, utilizando métodos sofisticados de datación por radiocarbono y de genética de las plantas, muchos estudiosos de diversos campos científicos concuerdan en que la primera empresa agrícola del Hombre fue el cultivo del trigo y la cebada, probablemente a través de la domesticación de una variedad silvestre de trigo, el Triticum dicoccum. Aceptando que, de algún modo, el Hombre pasara por un proceso gradual de aprendizaje sobre cómo domesticar, hacer crecer y cultivar una planta silvestre, los estudiosos siguen desconcertados por la profusión de otras plantas y cereales básicos para la supervivencia y el progreso humano que siguieron saliendo del Oriente Medio. Entre los cereales comestibles, aparecieron en rápida sucesión el mijo, el centeno y la escanda; el 220px-Maler_der_Grabkammer_des_Sennudem_001lino, que proporcionaba fibras y aceite comestible; y una amplia variedad de arbustos y árboles frutales. En cada uno de estos casos, la planta fue indudablemente domesticada en el Oriente Medio durante milenios antes de llegar a Europa. Era como si en el Oriente Medio hubiera existido una especie de laboratorio botánico genético, dirigido por una mano invisible, que producía de vez en cuando una nueva planta domesticada. Los eruditos que han estudiado los orígenes de la vid han llegado a la conclusión de que su cultivo comenzó en las montañas del norte de Mesopotamia, en Siria y Palestina. Y no es de sorprender. El Antiguo Testamento nos dice que Noé «plantó una viña» (y que incluso se llegó a emborrachar con su vino) después de que el arca se posara sobre el Monte Ararat, cuando las aguas del Diluvio se retiraron. La Biblia, como los eruditos, sitúa así el inicio del cultivo de la vid en las agricultura-neolitico-660x330montañas del norte de Mesopotamia. Manzanas, peras, aceitunas, higos, almendras, pistachos, nueces; todos tuvieron su origen en el Oriente Medio, y desde allí se difundieron a Europa y a otras partes del mundo. Ciertamente, no podemos hacer otra cosa más que recordar que el Antiguo Testamento se adelantó en varios milenios a nuestros eruditos a la hora de identificar esta misma zona como aquella en la que se estableció el primer huerto del mundo: «Luego plantó Yahveh Dios un jardín en Edén, al oriente… Yahveh Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer». La localización general del «Edén» era ciertamente conocida para las generaciones bíblicas. Estaba «al oriente» -al este de la Tierra de Israel. Estaba en una tierra regada por cuatro grandes ríos, dos de los cuales eran el Tigris y el Éufrates. No cabe duda de que el Libro del Génesis sitúa el primer huerto en las tierras altas donde tienen su origen estos ríos, en el nordeste de Mesopotamia. Tanto la Biblia como la imagesciencia están completamente de acuerdo. En realidad, si leemos el texto original hebreo del Libro del Génesis, no como un texto teológico sino como un texto científico, nos encontraremos con que también describe con precisión el proceso de domesticación de la planta. La ciencia nos dice que el proceso fue desde las hierbas silvestres hasta los cereales silvestres, para luego llegar hasta los cereales cultivados y seguir con los arbustos y árboles frutales. Y éste es exactamente el proceso que se detalla en el primer capítulo del Libro del Génesis. Y el Señor dijo: «Produzca la tierra hierbas; cereales que por semillas produzcan semillas; árboles frutales que den fruto según su especie, que contengan la semilla en su interior». Y así fue: La Tierra produjo hierba; cereales que por semillas producían semillas, según su especie; y árboles que dan fruto, que contienen la semilla en su interior, según su especie. El Libro del Génesis prosigue diciéndonos que el Hombre, expulsado del jardín del Edén, tuvo que trabajar duro para hacer crecer su comida. «Con el sudor de tu rostro comerás el pan», le dijo el Señor a Adán. Y fue después de eso que «fue Abel pastor de ovejas y Caín labrador». El Hombre, nos dice la Biblia, se hizo pastor poco después images-3de hacerse agricultor. Los estudiosos están completamente de acuerdo con esta secuencia bíblica de los hechos. Analizando las diversas teorías sobre la domesticación de los animales. Se remarca la idea de que el Hombre no pudo haber «adquirido el hábito de la domesticación o de la cría animales en cautividad antes de alcanzar el estadio de la vida en unidades sociales de cierto tamaño». Estos asentamientos o comunidades, un requisito previo para la domesticación de animales, siguieron al cambio que supuso la agricultura. El primer animal en ser domesticado fue el perro, y no necesariamente como mejor amigo del Hombre sino también, probablemente, como alimento. Se cree que esto pudo suceder alrededor del 9500 a.C. Los primeros restos óseos de perro se han encontrado en Irán, Iraq e Israel. La oveja fue domesticada más o menos por la misma época; en la cueva de Shanidar se encontraron restos de ovejas de alrededor de 9000 a.C, que demostraban que gran parte de las ovejas jóvenes deneolitico cada año se sacrificaban por su carne y por sus pieles. Las cabras, que también dan leche, no tardaron en seguirlas; y los cerdos, y el ganado con cuernos y sin ellos fueron los siguientes en ser domesticados. En todos estos casos, la domesticación se inició en el Oriente Medio. Este abrupto cambio en el devenir de los asuntos humanos, ocurrido alrededor del 11000 a.C. en el Oriente Medio (y alrededor de 2.000 años después en Europa) ha llevado a los estudiosos a marcar esta época como la del fin de la Edad de Piedra Antigua (el Paleolítico) y el comienzo de una nueva era cultural, la Edad de Piedra Media (el Mesolítico). El nombre sólo es apropiado si se considera la principal materia prima del Hombre, que sigue siendo la piedra. Sus moradas en las zonas montañosas seguían siendo de piedra, sus comunidades se protegían con muros de piedra y su primera herramienta agrícola -la hoz- estaba hecha de piedra. Honraba y protegía a sus muertos cubriendo y adornando sus tumbas con piedras, y utilizaba la piedra para hacer imágenes de los seres supremos, o recreacic3b3n-problado-neolc3adtico«dioses», cuya benigna intervención buscaban. Una de tales imágenes, encontrada en el norte de Israel y datada en el noveno milenio a.C, muestra la cabeza tallada de un «dios» cubierta por un casco rayado y portando una especie de «gafas». Parece probable, en la etapa actual de la investigación paleobiet, que el mensaje de los extraterrestres se haya implantado en los genes humanos y en los de determinadas formas de vegetación. Los extraterrestres de hace miles de años confiaban en la curiosidad humana, o más bien en la curiosidad científica. «Los dioses crearon al hombre a su imagen y semejanza», dice la tradición. Pero no sólo crearon al hombre, sino también, según la leyenda, formas vegetales únicas y exquisitas. Lo único que tenían que hacer los extraterrestres era implantar en el genoma humano y en el de determinadas «plantas divinas» algunas secuencias de genes (modificar el ADN, lo que también se llama «mutación artificial»). La curiosidad es una manifestación de la inteligencia, que es una cualidad que se hizo tomb_of_nakhtcaracterística de la raza humana después de que tuviera lugar esta mutación artificial. Todo nuestro conocimiento es fruto de la curiosidad por el mundo. Fue la curiosidad científica la que nos incitó a buscar las partículas subatómicas, a investigar los orígenes del universo y a estudiarnos a nosotros mismos hasta llegar al más mínimo fragmento de ADN. Dado que los seres humanos y las plantas se reproducen constantemente y transmiten la información genética de generación en generación, es muy probable que los mensajes de los extraterrestres se descubran dentro de nosotros mismos, y quizás también en ciertas especies de «plantas divinas». Así se cumplirían dos condiciones derivadas de la investigación: El mensaje seguiría siendo indestructible mientras siguieran existiendo seres humanos y plantas. El mensaje sólo sería encontrado por una generación que fuera capaz de investigar la biología molecular (la genética) y de descifrar los códigos genéticos. La segunda premisa presupone automáticamente toda una diversidad de conocimientos científicos y de desarrollo tecnológico. Nadie puede estudiar la biología molecular sin contar con un microscopio de alta resolución. Es preciso asomarse al interior zigmande la célula. Nadie que no sepa nada de la doble espiral de la estructura del ADN puede descifrar tampoco el genoma. Para todo ello se requieren instrumentos y procesos determinados, que sólo puede proporcionar una sociedad que haya alcanzado un nivel correspondiente de conocimientos tecnológicos. El microscopio electrónico es tan inconcebible sin la electricidad como lo es el cálculo de los miles de millones de posibles secuencias y combinaciones del ADN sin un ordenador. El trabajo de un ordenador no se podría sustituir ni por un ejército de matemáticos. Estas ideas ponen de manifiesto un nuevo aspecto de la hipótesis paleobiet que irrita a muchos críticos. ¿Por qué ahora? ¿Por qué se nos ha de ocurrir ahora, de pronto, buscar las huellas de los extraterrestres en la historia humana? Por decirlo sin rodeos, al universo le tiene sin cuidado cuándo nos pondremos a buscar a los extraterrestres. Pero empezaremos a buscarlos cuando estemos preparados para ellos; es decir, ahora. Si nuestra ciencia no supiera nada de genética hasta dentro de cien años, no seríamos capaces de empezar a buscar huellas genéticas de los extraterrestres hasta entonces. Planeta Azul continua tras el rastro dejado por los extraterrestres para dar con el origen de la raza humana.

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: