h1

67-HUELLAS DE LA TECNOLOGIA ANCESTRAL

julio 10, 2013

caballero_negro[1]Planeta Azul se presenta de nuevo con una interesante investigación sobre las huellas dejadas por civilizaciones ancestrales como rastro de tecnologías usadas en tiempos que se remontan a epocas que no pueden ser explicadas por la historia reconocida oficialmente. La primera referencia en estudio es  “EL CABALLERO NEGRO” o The Black Knight  Basura espacial.  Un satélite en órbita alrededor de la Tierra con 13.000 años de antigüedad.Es mucho más antiguo que nuestra civilización actual y totalmente verificable.Este descubrimiento es quizás uno de los objetos espaciales y artificiales más famosos que orbitan nuestro planeta. Desde hace más de sesenta años, aproximadamente a finales de los 50, ha causado gran interés entre los medios, pero luego cayó en el olvido.El Caballero Negro ha estado transmitiendo señales de radio durante más de 60 años. Los EE.UU y la Unión Soviética han mostrado especial interés en este “objeto espacial no identificado”  al cual no se le puede dar un origen o un propósito claro.Desde su descubrimiento, este satélite ha sido seguido por países; como Suecia y los aficionados de todo el mundo. Uno de ellos es un radioaficionado que al parecer había decodificado una serie de señales recibidas del satélite e interpretaba como una estrella-chart, centrado en el sistema estelar Épsilon Bootes (la conclusión indica que dicha señal tarda al menos en ser recibida 13,000 años por el Caballero Negro). Luego y como mínimo, esta debería ser la antigüedad del ingenio, que se ubica con un propósito receptor de la misma.Épsilon Bootis es una estrella doble en la constelación septentrional de Boötes Tiene el nombre tradicional de Izar y Pulcherrima. Este sistema estelar se puede ver a simple vista en la noche, pero la observación de la pareja de soles con un pequeño telescopio, requiere la utilización de una resolución visual bastante más complicada.La captura del sistema, requiere una abertura de 76 mm (3,0 pulgadas). Sin embargo, la opinión de muchos, es que este descubrimiento fue hecho mucho antes de lo que imaginamos. Los rumores son que Nikola Tesla en 1899 fue el primer hombre en “interceptar” una señal de radio de este satélite, después de la construcción de un dispositivo de radio de alta tensión en Colorado Springs. Tras el descubrimiento de Tesla, en los próximos 30 a 50 años, la señal estaba siendo interceptada con más frecuencia. hasta que aparentemente fue “decodifica”. Desde los años 30, los astrónomos de todo el mundo han estado 729pxd4lmield4o9jtpw[1]informando extrañas señales de radio que supuestamente provienen del “Caballero Negro”. En 1957, el Dr. Luis Corrales del Ministerio de Comunicaciones de Venezuela, lo fotografió mientras toma las imágenes de Sputnik II, ya que pasó sobre Caracas. Lo extraño fue que a diferencia del Sputnik uno y dos, “El Caballero Negro” orbitaba la Tierra de Este a Oeste. En cambio el Sputnik uno y dos, orbitaban oeste a este con la rotación natural de la Tierra para poder mantener la órbita. La historia del Caballero Negro hizo su debut en los medios de comunicación en los años cuando el “St. Louis Dispatch” y el “San Francisco Examiner” escribieron sobre el “satélite”, el 14 de mayo 1954 , luego la revista Time público un artículo sobre el tema, el 7 de marzo de 1960. El artículo decía lo siguiente:Hace tres semanas, los titulares anunciaron que los EE.UU. había detectado un misterioso satélite “oscuro” rondar en una órbita regular. Se especuló que podría tratarse de un satélite de vigilancia lanzado por los rusos, y trajo la sensación incómoda de que en los EE.UU. desconocían lo que estaba pasando por encima de su propia cabeza. Pero la semana pasada el Departamento de Defensa anunció con orgullo que el satélite había sido identificado como un artefacto espacial en ruinas, los restos de un satélite Discoverer (descubridor) de la Fuerza Aérea que se había extraviado. El 23 de agosto 1954, la revista de tecnología “Aviation Week” lanzó otro artículo que enfureció al Pentágono, donde decia que estaban tratando de mantener la información en secreto. El breve artículo decía: El Pentágono en alerta al observar dos satélites no conocidos hasta la fecha, que orbitan la tierra. Dichos objetos han sido catalogados como satélites no naturales. El Dr. Lincoln La Paz, experto en cuerpos extraterrestres de la Universidad de Nuevo México, dirigió el proyecto de identificación. Un satélite caba5[1]está en órbita aproximadamente a 400 kilómetros, mientras que  el otro  se encuentra a 600 kilómetros de la Tierra. El Pentágono pensó por un momento que los rusos habían vencido a los EE.UU. en su carrera por las exploraciones espaciales.El interés por el Caballero Negro fue aumentando cada año, hasta que en 1957, un “objeto” desconocido fue visto como una “sombra” desde la nave espacial Sputnik 1. Según los informes, el “objeto no identificado” estaba en órbita polar, en ese momento EEUU afirmó que dicho artefacto no era propiedad del enemigo, pues ni los rusos poseían la tecnología para mantener una nave espacial en órbita polar. De acuerdo con nuestra investigación el primer satélite que ocupo una órbita polar, fue lanzado en 1960. Las Órbitas polares se utilizan a menudo para la preparar mapas de tierra, observación climática, la captura de eventos climaticos en un punto la tierra y para satélites de reconocimiento. Esto colocaría al Caballero Negro en la categoría de un satélite de observación, la gran incógnita es, ¿quién puso al Caballero Negro en una órbita polar y con qué propósito? El objeto sigue asombrando a los astrónomos del mundo. En la década de los 60, el Caballero Negro se encentraba de nuevo en órbita polar. Los astrónomos y los científicos calcularon que el peso del objeto era mayor de 10 toneladas y que sería en ese momento el satélite artificial más pesado en orbitar nuestro planeta.El Caballero Negro orbita de forma diferente a cualquier otro objeto que orbita la Tierra, ya que se mueve dos veces más rápido en comparación con los ingenios de la NASA. También hay varios informes donde se afirma, que la Grumman Aircraft Corporation, dio mucha importancia a este misterioso “Satélite”. El 3 de septiembre de 1960, siete meses después de que el satélite se detectó por primera, vez por radar, una cámara de seguimiento en la fábrica de Long Island de Grumman Aircraft Corporation, tomó una fotografía del Caballero Negro. En ese momento la gente de todo el mundo, comenzo a identificar el objeto en el cielo, que podía ser visto como una luz roja que se mueve a una velocidad más alta en comparación con otros satélites en una órbita de este a oeste. En la Grumman Aircraft Corporation se formó un comité para estudiar los datos recibidos de las observaciones formuladas, pero ese informe jamás se ha hecho público. En 1963, el astronauta de la NASA Gordon Cooper fue lanzado al espacio. En su órbita final, reportó haber visto un objeto verde brillante delante desde su cápsula, en la distancia observo al objeto moviéndose hacia su nave espacial. La estación de seguimiento de Muchea en Australia confirmó los datos. Mientras Cooper informó de que el objeto era visible en el radar viajando de este a oeste. La cadena NBC informó de esto, pero después de que Cooper regresó a la Tierra, a los periodistas no se les permitió hacer preguntas a Cooper sobre el objeto no identificado. La explicación oficial dada al astronauta por el mando de la NASA fue que “altos niveles de dióxido de carbono, le el-caballero-negro[1]causaron alucinaciones”. Una de las misiones del Apollo 10, que tenía a Gordon Cooper como comandante suplente de la misión, que no se hizo pública, fue cuando pasaron cerca al objeto, el cual era referenciado como “el monolito”, para poderlo filmar más de cerca. Se cree que se obtuvieron más de 3 horas de grabación, la cual reposa hoy en día en el pentágono. El Monolito, afectó los instrumentos del Apollo 10 cuando este pasó cerca, haciéndoles pasar a los astronautas un tremendo susto. Los astronautas del Apollo 10 notaron que junto al monolito había unas versiones pequeñas de él, que parecían estar conectadas de alguna forma con el objeto principal. En 1972, la NASA lanzó una de las primeras misiones con transbordador espacial de manera secreta, exclusivamente para traer uno de estos monolitos, el cual fue llevado de inmediato a un laboratorio de investigación secreto submarino, localizado al norte de las Bahamas, debido a que el objeto era peligroso y todo aquel que entraba en contacto con él, contraía cáncer. El objeto al parecer era negro de superficie lisa pero emitía unos sonidos y unas luces extrañas, durante décadas los mejores científicos del mundo, fueron llevados a tratar de investigar el monolito, entre ellos a Carl Sagan, quien contraería el cáncer que acabaría con su vida, por la exposición prolongada al monolito. Hasta la fecha, la mayor parte de la información “oficial” sobre el misterioso objeto se mantiene en secreto. Hasta ahora nadie ha respondido jamás las preguntas más simples y lógicas sobre este misterioso ingenio. Según los teóricos de los antiguos astronautas,este pesado objeto diseñado para moverse en sentido contrario a la rotación de la tierra, es un satélite de usos múltiples, poseedor de una tecnología que aún no comprendemos.  Según estos teoricos, a finales del verano de 1927, un grupo de radioaficionados en Oslo Noruega, entre ellos un ingeniero llamado Jorgen Hals, empezaron a recibir, unas extrañas señales en sus equipos de audio. A diferencia de las reportadas por Tesla y Marconi, estas señales eran claramente de origen Humano, pertenecientes a una emisión de radio proveniente de Endhoven en Holanda. Lo curioso de esas señales es que los ecos aprecian con varios segundos de retraso pero con casi la misma intensidad, un efecto que aún no tiene una explicación clara, pues las ondas viajando tanto tiempo a través de la tierra, regresarían con mucha menor potencia. En los años 70’s un aficionado a la imagesCA7M6CTPastronomía de nombre Duncan Lunan, se encontró con el caso de los ecos de 1927, y comenzó a investigarlos. Su conclusión fue que los ecos estaban siendo transmitidos por un aparato situado en el punto L5 de LaGrange. Lunan supuso que había algo más, que la simple retransmisión de una onda de radio y comenzó a buscar un mensaje oculto. Descubrió que si los retrasos de señales se dibujaban en un plano cartesiano de ecos con respecto a su tiempo de retraso, se obtenía la imagen de la constelación Boötes, pero no tal como la vemos ahora, sino como se veía hace aproximadamente 10 mil años, pero eso no es todo, los puntos además tenían un mensaje oculto que decía: Empiece aquí. “Nuestro hogar es la estrella izar en Boötes que es una estrella doble. Vivimos en el sexto planeta de 7, de la más grande de las dos estrellas. Nuestro planeta tiene 1 luna. El cuarto planeta tiene 3. Nuestra sonda comparte orbita con su luna. Esto actualiza la posición de Arturo en nuestros mapas”. La conclusión de Lunan es que una civilización muy avanzada envió hace miles de años un satélite artificial a nuestra orbita, para que se activara apenas estuviéramos en la capacidad de recibir y transmitir mensajes de radio, este un concepto de comunicación interestelar, conocido como la sonda Bracewell. Según los teóricos de los antiguos astronautas hacen 10.000 años, fuimos visitados por varias expediciones de razas extraterrestres que aparecen como dioses en las historias de todas las culturas de la tierra. Como es de esperarse, la comunidad científica se mofa de las conclusiones de Lunan. Pero con toda seguridad lograron hacer el contacto y lo mantienen en secreto.Sin lugar a dudas es imprescindible para todo aquel que quiera iniciarse en el proceso del verdadero conocimiento, entender que nunca nos conoceremos a nosotros mismos, ni corregiremos los errores de nuestro pasado, ni tendremos un verdadero futuro, hasta que entendamos totalmente lo que ha ocurrido en este planeta, y que somos mucho más antiguos y complejos de lo que nos quieren hacer creer. La segunda referencia digna de estudio estatua-30980-32148[1]que Planeta Azul ofrece es el misterioso caso de la figura egipcia que se mueve, la Estatua de NebSenu, ofrenda otorgada a Osiris, que tiene una antigüedad de 4.000 años, y fue encontrada  durante el 1800 AC. La figura de unos 25 centímetros de altura,  gira 180 grados en el interior de su vitrina cerrada durante el día, sin que exista una explicación clara. La estatuilla egipcia de un hombre llamado NebSenu ha permanecido expuesta en las vitrinas del Museo de Manchester durante los últimos 80 años, entre otras muchas momias y sarcófagos que deleitan a diario, a cientos de visitantes y apasionados estudiosos de la historia de Egipto. Sin embargo, durante los últimos días algo inexplicable ha logrado captar todas las miradas. La figura gira por sí sola 180 grados, sin que se le halle ninguna explicación razonable a este movimiento. La reliquia, de una altura aproximada de 25 centímetros, representa una ofrenda al dios egipcio Osiris y fue hallada en la tumba de una momia en el año 1800 antes de Cristo. Los conservadores del museo comenzaron a notar que la posición de la figuraba variaba durante el día, por lo que decidieron colocar cámaras, para esclarecer si realmente cambiaba de posición. Tras 24 horas de grabación, comprobaron que sus sospechas no habían sido fruto de su imaginación y que la estatua imagesCAYD5ATVgiraba 180 grados sin que nadie la tocara o se acercara a ella. La figura permanece inmóvil por la noche, pero durante el día se mueve ligeramente. “De repente me di cuenta que la estatua estaba dada la vuelta. Me pareció muy raro porque se encuentra en una vitrina y yo soy el único que tiene una llave. La puse en su posición original, pero al día siguiente se había movido de nuevo”, comenta el egiptólogo y conservador del museo, Campbell Price. El sorprendente hecho no ha tardado en desatar todo tipo de teorías o posibles explicaciones. Los teóricos de los antiguos astronautas aseguran que el movimiento podría estar relacionado con energías del antiguo Egipto, donde se creía que si la momia se destruye, la estatuilla puede actuar como recipiente alternativo para el espíritu. La tercera referencia en estudio son los polémicos aviones precolombinos.Figuras del Museo de Oro de Bogotá, que fueron interpretadas por los teóricos de los antiguos astronautas como aviones a reacción. Los artefactos images[3] (2)Quimbaya (también conocidos como aviones precolombinos, antiguamente llamados Pájaros de Otún) son figuras de oro y bronce propios de la cultura Quimbaya que datan de alrededor del 1000 d. C., encontrados en Colombia. Algunos han sido clasificados como ooparts (artefacto fuera de lugar), pues aunque los arqueólogos creen que representan animales, otros dicen que se parecen más a los aeroplanos modernos que no existieron en aquel entonces. Fueron encontrados cerca de las orillas del Río Otún (de ahí el antiguo nombre de pájaros de Otún). Actualmente están exhibidos en el Museo de Oro en Bogotá, pero presentados como figuras zoomorfas y no como aviones antiguos. Se conocen 24 de estas figuras, aunque se han encontrado muchos más, pero muchos de estos han salido ilegalmente del país. Estos objetos se interpretan como figuras zoomorfas de aves, insectos o peces, de ríos o del mar, a pesar de la lejanía del mar de la zona donde habitaban, los Quimbaya tuvieron contacto con el resto de poblaciones de la zona. Una de las representaciones tiene una gran semejanza con peces voladores, quizás el pez golondrina o la Gunard Voladora, peces marinos presentes en las aguas de Colombia, que simplemente fueron representadas por los Quimbaya por motivos religiosos, como lo fueron los escarabajos en el antiguo Egipto. Algunas figuras también tienen una cabeza casi idéntica a la del cocodrilo, tal como los que habitan en ríos y marismas colombianos, pero las demás características de estas, como una cola corta orientada hacia arriba o patas planas, prueban que han combinado rasgos de muchos animales y por ello, no se ha determinado la especie representada por los Quimbaya, a pesar de los muchos parecidos que tienen con peces marinos. Una interpretación es que se hayan creado como “juguetes”, ya que en la parte inferior tienen unos pequeños mangos rectangulares para poder sostenerlos. Según los teóricos de los antiguos astronautas, estos objetos representan aviones modernos de mediados del siglo XX, inexistentes en aquella época. De hecho, según estos escritores, esta interpretación está más cerca del significado de o01920[1]estas figuras, pues las características —alas, alerones, colas y timones— son más propias de los aviones que de los animales. Uno de los artefactos tiene también una especie de hélice en la nariz, tal como la que existe en las avionetas. Algunos también tienen algo parecido a cabinas pequeñas. En 1996, los alemanes Peter Belting y Conrad Lubbers crearon modelos simplificados a escala de algunos de estos objetos (los que tienen forma más aerodinámica), y comprobaron que sus modelos a control remoto, podían volar a la perfección, lo cual demuestra que esas figuras bien pudieron ser copiadas por los Quimbaya, de naves extraterrestres que sobre volaban sus cielos en hace 1000 años. La ciencia oficial en su desesperado intento de ocultar la verdad, cuestiona la interpretación de estos artefactos como aviones modernos, argumentando que la cultura pre-colombina en América del sur no tenía el conocimiento ni la tecnología para manufacturar aviones. Entre los puntos que se argumentan se encuentran los siguientes: Los artefactos de metal que estas culturas crearon, generalmente eran ornamentales u objetos pequeños prácticos como cuchillos. Para construir un avión moderno se necesitan láminas de metal, tornillos, y herramientas de soldadura, entre otros, los cuales no existían en la época de estos artefactos. Considerando que el acero era desconocido en la época de estos artefactos, el bronce no es un buen material para construir aviones. El motor de combustión interna y el combustible todavía no existían. No se han encontrado pistas de aterrizaje para los aviones. Cuando se comparan los artefactos con otros artefactos semejantes de la época, la mayoría han sido identificados como peces e insectos. Los pocos que no se han podido identificar positivamente con un animal en específico no forman un número suficientemente grande de la población de artefactos, para extrapolar conclusiones estadísticamente significativas. pero no toman en cuenta la posibilidad de que estos vehículos despegaban y aterrizaban verticalmente y que por tanto no requerían de pistas, y lo más importante que ni mencionan es que estas naves no eran hechas por los humanos, sino que eran de origen extraterrestre, eran los vehículos de los dioses. images[3]La cuarta referencia se trata de la piedra de dashka: un mapa de hace 120 millones de años. Científicos de la Bashkir State University encontraron en 1999 una piedra tallada con la imagen de la región de los Urales, realizada con una tecnología desconocida. El mapa 3D contiene obras de ingeniería civil: un sistema de canales con una longitud de unos 12.000 km, presas, embalses de gran alcance (justo como describe Zecharia Sitchin). No muy lejos de los canales se muestran motivos en forma de diamante, cuya finalidad se desconoce. El mapa contiene también algunas inscripciones. Al principio, los científicos pensaban que era un viejo lenguaje chino. Sin embargo, resultó que las inscripciones se realizaron en un lenguaje de origen desconocido nunca descifrado. En la República de Bashkorkostan (Bachkiria) en la región de Los Urales. Al este de la actual Rusia se encuentra el área representada tridimensionalmente en la Piedra de Dashka. Los creadores del mapa tenían planeado algo grande en esa región. Un hecho inexplicable para la ciencia. Durante uno de los viajes del investigador Chuvyrov al pueblo de Chandar,  el 21 de julio de 1999,  fue encontrada la piedra grabada con algunas abolladuras en la casa del el ex-Presidente del Consejo agrícola local, Vladimir Krainov. Después de haberla desenterrado, los investigadores visualizaron su verdadero tamaño: una enorme losa de piedra de 1,48 metros de alto por 1,06 metros de ancho y 16 centímetros de grosor. Mientras que pesaba al menos una tonelada. El dueño de la casa hizo rodillos de madera especiales, por lo que el enorme bloque de piedra pudo ser retirado desde donde estaba. El hallazgo fue llamado “Piedra de Dashka” (en honor a su pequeña nieta nacida pocos días antes) y transportado a la Universidad para la investigación. Después que se le retiro la tierra a la piedra, los científicos no podían creer los que sus ojos veían… “A primera vista,” – dice Chuvyrov, “comprendí que no era una simple pieza de piedra, sino que era un mapa y no un simple mapa, sino uno tridimensional.” La piedra de Dashka y la sección de los Urales coinciden. La superficie está cubierta con un bajo relieve 3-D de una sección de los Urales, similar a los mapas generados por computadora utilizados por las fuerzas militares modernas. Sólo que esto no es una creación moderna. El mapa está hecho a escala 1: 1.1 km. “¿Cómo hicieron para identificar el lugar? el relieve de hoy en día de Bashkiria, no ha cambiado tanto después de millones de años. Pudieron identificar la altura de Ufa. El desplazamiento del cañón ocurrió debido a movimiento tectónico, el cual se movió desde el este. El grupo de especialistas rusos y chinos en los campos de la cartografía, física, matemáticas, geología, química y antiguos idiomas chinos, logró establecer precisamente, que la piedra contenía el mapa de la región de los Urales, con los ríos Belya, Ufimka, Sutolka. Alexandr Chuvyrov, determinó que la estructura geológica: consistía de tres niveles. La base es de 14 la-piedra-de-dashka_28442_5_2[1]cm, hecho de la dolomía más sólida. El segundo nivel es probablemente la más interesante, “hecho” de cristal de diópsido. La tecnología de su tratamiento, no es conocida por la ciencia moderna. En realidad, la imagen aparece en este nivel. Mientras que el tercer nivel es de 2 mm de espesor, y es de porcelana de calcio, que protege el mapa del impacto externo. El relieve no fue hecho manualmente por un antiguo artesano. Es simplemente imposible. Es obvio que la piedra fue trabajada a máquina”. Fotografías de rayos x confirman que las punzadas fueron de origen artificial y fue hecho con algunas herramientas de precisión. Los científicos llegaron a la conclusión que los símbolos resultan ser una forma esotérica de los jeroglíficos que desafían la decodificación. Pero lo más sorprendente a los ojos de los investigadores eran los trabajos de ingeniería civil, alli representados: un gigantesco sistema de irrigación de unos 12.000 Km. de longitud, con dos sistemas de canales de 500 metros de ancho, 12 embalses de entre 300 y 500 metros de ancho por 10 Km. de largo y 3.000 metros de profundidad (calculada gracias a la tridimensionalidad del mapa) cada una de ellas. El conjunto iba acompañado de un sinfín de pequeños canales para distribuir el agua por amplias áreas que convertirían a todo este complejo en el más grande del mundo jamás realizado. Para los embalses que suministraban a las diferentes redes de abastecimiento se precisaría la extracción de por lo menos 1 cuatrillón de metros cúbicos de tierra. En comparación con ese sistema de irrigación, el canal Volga-Don parece un arañazo en el relieve actual. Como físico, Alexander Chuvyrov supone que en la actualidad la humanidad es capaz sólo de construir una pequeña parte de lo que aparece en el mapa. Sorprendió también la circunstancia de que, a pesar de lo minuciosamente detallado que aparecía el mapa, no se apreciasen carreteras o vías de comunicación terrestres, dando la impresión de que los antiguos pobladores de estas tierras se hubiesen desplazado únicamente por vías fluviales o aéreas. Fue difícil determinar siquiera una edad aproximada para la piedra. La edad mínima de la que partieron los investigadores se aproximaba a los 3.000 años pero según avanzaban los estudios la fecha iba creciendo paulatinamente. Al principio se llevaron a cabo análisis por carbono-14 (el carbono C14, tiene en período de semi desintegración más corto, con tan sólo 5.750 años), luego se escanearon las capas de la laja con el método de datación del uranio-238 (el uranio-238 (U238) se transforma en plomo Pb206, mediante una cadena radioactiva cuya duración es de 4.510 millones de años), aunque las investigaciones mostraron resultados diferentes, y la edad de la piedra permanecía poco clara. Mientras examinaban la piedra, encontraron dos conchas que se habían incrustado en la superficie para señalar algunos puntos. La edad de una de ellas, la Navicopsina munitus de la familia de las Gyrodeidae, se remonta a 500 millones de años atrás, en tanto que la segunda, Ecculiomphalus princeps, de la subfamilia de los Ecculiomphalinae, tiene cerca de 120 millones de años. ¿Quién podía garantizar que las conchas todavía estaban vivas cuando fueron integradas en el mapa? Quizá estaban ya fosilizadas. Fue concretamente la edad de 120 millones de años, la que se 2b01b-dashkastoneanduralmap_1[1]aceptó como “hipótesis de trabajo”. “Probablemente el mapa fuera creado cuando el polo magnético de la Tierra estaba situado en la actual zona denominada, Tierra de Franz Josef, que era donde estaba hace exactamente 120 millones de años “. El mapa que tenemos va más allá de la percepción tradicional de la humanidad, y necesitaremos mucho tiempo para habituarnos a ello “. Mapeado desde el espacio – ¿Cómo lograron cartografiar todo el planeta? ¿Utilizaron aeroplanos? ¿Sondas en órbita como actualmente utilizamos para cartografiar Marte? Según los teóricos de los antiguos astronautas, tal mapa tridimensional podría tener solamente una utilidad, uno de navegación, en tanto que podría haber sido hecho sólo mediante el estudio aeroespacial. La tecnología de compilación de tales mapas exige un conocimiento aeroespacial y supe potentes ordenadores. Todo parece indicar que la losa encontrada, es tan sólo una pequeña parte de un gran complejo cartográfico de la antigüedad, una pieza de un mosaico. Y que a pesar de los claros signos de que hubo asentamientos de seres con una alta civilización (pensemos en el sistema de irrigación), el mapa en relieve no presenta carreteras ubicadas en rutas terrestres. Quien creó el mapa no se movió sobre tierra, sino sólo en el agua y en el aire. Se ha conjeturado también que los desconocidos cartógrafos no llegaron a vivir allí, sino que eran un grupo de exploradores investigando y mapeando el terreno. ¿Un grupo de exploradores hace 120 millones de años? ¿De dónde procedían? ¿Quiénes eran? Humanos de seguro no eran, según la ciencia oficial no existíamos en ese entonces.

 

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: