Archive for 28 agosto 2013

h1

74-LA CUEVA DE LOS TAYOS ENTRADA AL INFRAMUNDO

agosto 28, 2013

cueva-de-los-tayos-ecuador[1]Planeta Azul continua adentrándose en los misterios que rodean el origen oculto de la humanidad, presentando, esta vez, una investigación en relación al inframundo, situándose específicamente en el misterio de la cueva de los Tayos en Ecuador. La cueva de los Tayos es uno de los lugares más enigmáticos y misteriosos de todos los conocidos, fue revelada al mundo por Juan Moricz en 1969 como un lugar donde existían objetos de un gran valor ancestral para la humanidad, que principalmente consistían, en un conjunto de planchas metálicas que contenían información codificada en dibujos e inscripciones pertenecientes a una antigua civilización, al parecer no humana, pues también se encontraron diferentes objetos Ooparts. Para mayor misterio muchos de los objetos encontrados fueron confiscados por hombres de negro según algunas fuentes. Esta cuevaplanchas-metalicas-de-tayos[1] de los Tayos en Ecuador antes de que Juan Moricz la revelara al mundo ya era frecuentada por los indígenas de zona que solían entrar en ella por los huevos y  polluelos de unas aves que suelen anidar en el interior de la cueva. Después de que Juan Moricz hiciera la primera expedición muchos fueron los interesados en este misterioso lugar y es que las placas metálicas eran muy extrañas y revelaban símbolos muy conocidos por todos como inscripciones y dibujos similares a los de la antiguas civilizaciones Sumerias o civilizaciones hindúes pero en esta ocasión encontrados en América del Sur más concretamente en la cueva de los Tayos en Ecuador. Erich Von Däniken se interesó por el hallazgo, incluso realizo una expedición a la cueva de los Tayos de la cual concluyo, que una civilización antigua muy avanzada de extraterrestres habito en la Tierra hace 250000 años, y que esta nos legó, una biblioteca con la historia de la humanidad de los últimos 250000 años, la cual aguarda en la cueva para ser descubierta y descifrada. Una conspiración extraña rodea este hecho y es que la cueva de los Tayos también fue visitada por Neil Armstrong el primer astronauta que piso la Luna.  Según la conspiración, Neil Armstrong pertenecía a los masones y la intención de su expedición, compuesta por un equipo en principio británico-ecuatoriano, fachada mediática que ocultaba que el verdadero equipo expedicionario se trataba de un grupo britano-estadounidense financiado por las élites y poderes mundiales para ocultar lo que había en la cueva. Los Illuminati estaban tras la expedición y Neil Armstrong fue enviado con el pretexto de un evento aniversario Tabla_metalica_hallada_de_las_Cuevas_de_los_Tayos[1]nacional norteamericano. Lo del aniversario fue una excusa para enviar a uno de los hombres queimagesCAL3L99U había encontrado en la Luna evidencias de que civilizaciones antiguas o extraterrestres,  habían estado en la Luna y pudiera comparar lo encontrado en la cueva de los Tayos con lo descubierto en las misiones Apollo y ocultado a la humanidad. En estas misiones se encontraron ruinas en la Luna y después fueron borradas de la existencia con el fin de continuar ocultando la información a la humanidad y seguir con el poder mundial el cual ostentan las élites mundiales gracias a que han ocultado la información, otra de las versiones es que temen a como reaccionaria la humanidad a esta información del pasado y por este motivo se oculta la verdad. No podemos demostrar que estas teorías conspiratorias, sean ciertas o tan solo se trate de la imaginación de algunos, pero tampoco se descartan como ciertas, pues como muchos enigmas permanecen ocultos, y luego se revelan pasados 30 o 40 años, como por ejemplo, los últimos expedientes ovnis revelados por el FBI y las agencias espaciales. ¿Porque se revelan ahora después de 40 años?, ¿acaso ahora estamos más preparados para comprender estas revelaciones? La cueva de los Tayos ubicada en Ecuador está llena misterios y conspiraciones, lo cierto es que las placas metálicas encontradas en este lugar son muy misteriosas y dan mucho que pensar hasta que sean descifradas o se realice algún otro hallazgo sorprendente en el sitio, que permita ser revelado a la humanidad. He aquí la historia, nuestra investigación sobre el inframundo se concentró en los túneles secretos de América. Ese extraño sistema de túneles que sin duda es un expediente abierto que aún suscita interrogantes y las más diversas teorías.

  • ¿Quién construyó esos túneles?
  • ¿Existe una biblioteca metálica con información de civilizaciones perdidas en La Cueva de los Tayos?
  • ¿Por qué el astronauta Neil Armstrong la visitó?

cueva-de-los-cayos-2[1]Es una buena oportunidad para recordar porqué ese punto del mundo sigue vigente como un misterio sin resolver. Nadie se pone de acuerdo en la fecha del descubrimiento. Pero lo más probable es que éste se haya producido gracias a las exploraciones militares ecuatorianas en el oriente del país, aunque fue gracias a Juan Moricz que la existencia de esos misteriosos túneles se dio a conocer a escala internacional, con todo el escándalo que traería más tarde. Corría el año 1969. Juan Moricz era un flemático húngaro nacionalizado argentino, espeleólogo aficionado y experto en leyendas ancestrales. Su investigación del mundo subterráneo le condujo a Sudamérica y, más tarde, a las selvas del Ecuador a mediados de los años 60, llegando a la zona de los túneles que custodian los indios shuaras en Coangos. Se afirma que gracias a su conocimiento del antiguo dialecto húngaro, el magiar – similar a la lengua de los nativos shuaras – pudo entablar amistad con los guardianes de estos túneles, que suelen frecuentar debido a la presencia de los Tayos, unas aves nocturnas que son codiciadas en la comunidad indígena por sus huevos. Moricz, supuestamente, con ayuda inicial de los indios hizo sus primeras exploraciones entre 1964 y 1969, este último año el decisivo para dar a conocer su inquietante hallazgo. Leyendo tan sólo el acta notarial de su descubrimiento, fechada el 21 de julio de 1969 en la800px-Corredor_-_Cueva_de_los_Tayos[1] ciudad costeña de Guayaquil, a cualquiera se le encrespan los cabellos frente a sus detonantes afirmaciones: “…he descubierto valiosos objetos de gran valor cultural e histórico para la humanidad. Los objetos consisten especialmente en láminas metálicas que contienen probablemente el resumen de la historia de una civilización extinguida, de la cual no tenemos hasta la fecha el menor indicio…” Esta afirmación extraordinaria ponía en segundo plano la propia existencia de los túneles que, de acuerdo a la opinión de Moricz, eran artificiales: supuestas construcciones de una civilización ignorada que vivía en las entrañas de la Tierra. Lo que resaltaba en su Acta de descubrimiento no era la naturaleza artificial de esos túneles, sus dinteles, techos pulidos o pasillos cortados como por un láser, sino la presunta Biblioteca Metálica.

  • ¿Qué información contenía exactamente?
  • ¿Era obra de una humanidad intraterrestre?
  • ¿O de una civilización ignorada de superficie que debido a un cataclismo tuvo que refugiarse en el mundo subterráneo?
  • ¿Cómo llegó Moricz a este descubrimiento?

cuevatayos11_01[1]El enigma solo estaba empezando. A una altitud aproximada de 800 metros, en una zona montañosa irregular, en las faldas septentrionales de la Cordillera del Cóndor, se sitúa la entrada “principal”, o más bien, la entrada “conocida” al mundo subterráneo de la Cueva de los Tayos. El acceso consiste en un túnel vertical, una suerte de chimenea con unos 2 metros de diámetro de boca y 63 de profundidad. El angustioso descenso – no apto para cardíacos – se realiza con un cabo y polea. De allí, un verdadero laberinto se abre al explorador por kilómetros de misterio que se siguen enterrando en las profundidades, una ruta de galerías y pasillos que deben ser recorridos en la más absoluta oscuridad. Las linternas más potentes son nada ante semejantes espacios en donde una catedral entera podría caber.cuevatayos11_05[1] Sin exagerar. Como adelantábamos líneas atrás, la Cueva es denominada habitualmente “de los Tayos” debido a que su sistema de cavernas es el hábitat de unas aves nocturnas llamadas Tayos (Steatornis Caripensis), que constituyen la misma especie que se ha hallado en otras cavernas de Sudamérica, como por ejemplo, los “guacharos” en Caripe, Venezuela. El estudio inicial de esta conexión intraterrestre entre especies de aves nocturnas lo abordó detalladamente el sabio alemán Alejandro de Humboldt, en su obra: “Viaje a las Regiones Equinocciales del Nuevo Continente” (1800). Es sumamente sospechoso que una misma especie de aves ciegas esté diseminada en diversas cavernas de Sudamérica. ¿Será que todos aquellos laberintos intraterrestre no son cavernas aisladas y guardan una conexión? En las inmediaciones de la Cueva de los Tayos del Ecuador expedicon moricz[1]viven los Shuaras, quienes en el pasado fueron conocidos con el nombre “Jíbaro” – denominación despectiva para ellos – famosos en el pasado por su bravura y el arte de reducir cabezas. Ellos son los primeros exploradores del sistema subterráneo, ya que cada mes de abril bajaban a la cueva para hurtar los huevos e incluso los polluelos de los Tayos, que son más grandes que una paloma. Y en medio de esta faena, los indios cuentan que se toparon con una serie de sorpresas. La más resaltante, fue sin duda, el hallazgo de gigantescas huellas sobre bloques de piedra que, por sus ángulos rectos y simetría, sugieren un origen artificial. Moricz recogió estos relatos en su visita al oriente ecuatoriano, pudiendo comunicarse sin mayor dificultad con los nativos gracias a su dominio del magiar. Obviamente, Moricz sabía muy bien a qué blanco apuntar. Desde 1950 seguía pacientemente la Daniken y Moricz[1]“pista” que lo podría llevar al reino subterráneo. Algunas fuentes, incluso, lo vinculan con una extraña orden esotérica húngaro-germana, hecho que podría explicar el profundo conocimiento esotérico que esgrimía en sus controvertidas entrevistas a los medios de prensa. Sea como fuere, Moricz estuvo en Perú, Bolivia y Argentina buscando estas entradas antes de llegar al Ecuador. En más de una entrevista subrayó lugares como Cusco, el Lago Titicaca y Tierra del Fuego, como los posibles lugares desde donde “se puede descender al reino subterráneo”. Según él, la Cueva de los Tayos es sólo una de las tantas entradas a este mundo perdido, y lo más apabullante: que aun así, estaríamos hablando de un simple “arañazo” al mundo real de estos seres intraterrestres, que yacen a profundidades difíciles de alcanzar por el ser humano. Julio+Goyén+Aguado+y+Juan+Moricz+(1968)[1]Pero la cosa no queda allí. Quizá una de las aseveraciones más inquietantes es la existencia de esa presunta biblioteca metálica que menciona en su Acta de descubrimiento. De existir, y siempre bajo el testimonio de Moricz, allí encontraríamos registrada la historia de la humanidad en los últimos 250.000 años, una cifra que moviliza a cualquiera. Un punto a tener en cuenta en relación a estas planchas, nos lleva en línea recta a los extraños objetos que en su momento custodió el padre salesiano Carlo Crespi, en el patio de la Iglesia María Auxiliadora de Cuenca. Los objetos habían sido encontrados por nativos quienes, en acto de amabilidad y gratitud, se los cedieron al padre Crespi para su custodia. Muchos de estos preciados objetos – por no decir todos – posteriormente fueron robados. Si el padre Crespi aun estuviese con vida, quizá podríamos rastrear el origen exacto de tan enigmáticas piezas que parecían ser muy antiguas, mostrando indiscutibles Moricz y Stanley Hall en 1973[1]ideogramas en relieve, una suerte de “código de información” o “escritura”. Teniendo en cuenta que estos objetos – muchos de ellos consistían en planchas metálicas, como si fuesen de oro y mostrando complejos símbolos – se hallaron en el Ecuador, no era descabellado darle al menos el beneficio de la duda a la biblioteca metálica descubierta por Moricz en la Cueva de los Tayos. Todo esto no tardaría en atraer la atención de los cazadores de lo misterioso. Primero apareció en escena el famoso escritor suizo Erick Von Däniken, quien supo cautivar a Moricz para que le diese material fotográfico y la versión oculta de su hallazgo, hecho que fue espectacularmente divulgado en el libro “El Oro de los Dioses” (1974), donde Däniken no sólo se limitó a teorizar con la versión original de la historia, sino que, sostuvo haber ingresado él mismo a la Cueva de los Tayos – en sus sueños – y haber visto con sus propios ojos la biblioteca metálica. El libro fue un bestseller mundial, vendiendo 5 millones de copias y traducido a 25 idiomas. El libro cautivó de manera particular al lector europeo – Däniken incluyó fotografías del Archivo Moricz-Peña Matheus que mostraban el interior de las cuevas, e imágenes de la planchas metálicas del Padre Crespi – y fue así como el ingeniero escocés Stanley Hall contacta con Moricz para proponerle una expedición internacional a la Cueva de los Tayos. Moricz aceptó siempre y cuando él fuese el Jefe de la Expedición y que ningún objeto hallado en el mundo subterráneo podría ser retirado. Como era de esperarse, Hall no aceptó la propuesta. Neil Armstrong y Stanley Hall[1]Inmediatamente desechó la presencia de Moricz en la Expedición y se comunicó con el Gobierno de Inglaterra. Resultado: En julio de 1976 se llevaría a cabo una expedición Ecuatoriano-Británica, con un intimidante personal militar y científico, así como también, la presencia del astronauta norteamericano Neil Armstrong (¿?).Desde luego, esta no sería la primera incursión del astronauta en un lugar donde “las conspiraciones palpitaban”. Recordemos tan sólo sus presuntas visitas a Paysandú, Uruguay, debido a la intensa actividad OVNI en la Estancia de la Aurora – popularizada por el escritor brasilero Trigueirinho. El mismísimo dueño de la Estancia donde ocurrieron los hechos, Angel Tonna – con quien tuve la oportunidad de compartir en su casa de Paysandú en 1999 – recordaba las visitas de Armstrong quien, además, le confió en su propia estancia de Uruguay que la misión Apollo XI de 1969, enfrentó un supuesto encuentro cercano del tercer tipo en la Luna. Recientemente, debo añadir, este tema saltó en los medios de comunicación de Uruguay, ya que dos investigadores consultaron a EE.UU. si realmente underground19_22[1]Armstrong había visitado el país después de haber estado en la Luna. La respuesta fue negativa como era de esperarse. Por consiguiente no hay nada que avale el testimonio de Tonna, quien falleció hace pocos años en su Estancia de Paysandú. Una pena, pues de estar vivo hubiese sido interesante constatar de qué pruebas disponía para sostener su afirmación. Sea como sea, de la visita de Armstrong en Ecuador no se puede dudar, pues hay documentos, fotografías, y hasta una declaración a medios de prensa, aunque siempre bajo la fachada de “expedición científica”. Las investigaciones de esta controvertida expedición se desarrollaron por 35 días, instalando un generador de electricidad en el campamento base, a escasos metros de la boca misma de la Cueva, descendiendo a diario a las profundidades para desarrollar sus “investigaciones geológicas y biológicas”. Según el informe final, la comisión de estudiosos concluyó que la Cueva de los Tayos no tenía origen artificial, y que no existían indicios de trabajo humano. Todo lo había hecho la naturaleza… Aparentemente, la misión era enterrar el misterio de la Cueva. No obstante, para varios investigadores la conclusión del Informe resultó desconcertante teniendo en cuenta los claros dinteles y bloques de piedra que se pueden encontrar en el sistema intraterreno, muy similares a los que halló, paradójicamente, el mismísimo equipo cueva_tayos8[1]de arqueólogos de la expedición a mitad de camino entre el campamento base y la unión del río Coangos con el Santiago, antes de descender a la Cueva. Los arqueólogos hallaron un muro megalítico de aproximadamente 4,50 metros de largo por 2,5 metros de alto, tal como los que se pueden ver en la galerías subterráneas. ¿Y qué se dice ante esto? A fin de cuentas, el Informe de la Expedición echó por tierra el verdadero secreto que yace en la Cueva de los Tayos, mientras a mitad de todo el ajetreo, se llevabaron cuatro cajas selladas de madera que no permitieron abrir a los shuaras, quienes se sintieron engañados y estafados. Hoy en día recuerdan claramente aquel triste episodio. Los nativos piensan que se llevaron “algo” de las cuevas…Y para añadir la cuota curiosa al asunto, cuando Neil Amstrong salió del sistema de túneles -donde permaneció tres días- declaró a los medios de prensa que su visita al mundo subterráneo había superado su vivencia en la Luna (!). Aunque el olor del robo británico es inundante, dudamos que se hayan llevado las presuntas planchas metálicas. Los guardianes de ese mundo intraterreno no hubiesen permitido que ninguna expedición, por más apertrechada que fuese – ponga los dedos sucios encima de lo sagrado – la Expedición Británica costó dos millones de dólares.  A estos recodos del camino, y a la luz de nuestra experiencia de contacto, la biblioteca metálica hallada por Moricz en el mundo intraterrestre guarda importantes patrones en común con lo que nosotros veníamos conociendo. En 1976, en la primeraboca página de la revista norteamericana Ancient Skies, apareció un revelador artículo del filólogo hindú Dileep Kumar, quien analizando los símbolos que se muestran en una de las piezas del padre Crespi – una lámina aparentemente de oro, de unos 52 cms. de alto, 14 cms. de ancho y 4 cms. de grosor – concluyó que los ideogramas pertenecían a la clase de escritura Brahmi, utilizada en el período Asokan de la historia de la India, hace unos 2.300 años… Cuatro años más tarde, el doctor Barry Fell – Profesor de Biología de la Universidad de Harvard – identificaba 12 signos de la lámina en cuestión con los propios signos empleados en el Zodiaco. También debemos mencionar que en nuestros grupos de investigación es bien conocido que muchos de estos ideogramas son similares a los signos empleados para leer y cantar música gregoriana.  Ello nos llevó a pensar que estos registros no habían sido hechos para ser leídos, sino para ser “cantados”, quizá con el mismo efecto de un mantram sagrado de poder. Otro detalle extraño en relación a la Cueva de los Tayos fue su millonaria financiación. ¿Quién puso el dinero? De acuerdo al espeleólogo argentino Julio Goyen Aguado – presente en las primeras expediciones a la descensoCueva de los Tayos, incluyendo la incursión ecuatoriano-británica – la expedición de 1976 fue financiada por la Iglesia Mormona, ya que las planchas metálicas que citaba Moricz recordaban las propias planchas de oro que recibiera el profeta Joseph Smith de manos del ángel Moroni. Teniendo en cuenta que leyendas mormonas apuntan a que los citados registros estarían ocultos actualmente en algún lugar de la cordillera de los Andes, es curioso notar que la zona donde se ubica la Cueva de los Tayos se denomina “Morona”, similar al nombre del “enviado” que contactara a Smith. Sea como sea, Aguayo – ya fallecido – sospechaba que Stanley Hall pertenecía a los Servicios Secretos del Reino Unido, además de formar parte de la masonería inglesa, sumamente interesada en encontrar la imagen-100bbiblioteca metálica. Neil Armstrong, y recordemos bien esto, también era masón. El tema de la biblioteca metálica ha atraído a muchos buscadores, despistando a quienes se embarcaban en esta odisea del verdadero secreto del mundo subterráneo. En el Archivo Secreto Vaticano, se guardan incontables documentos, tablillas, piedras, robots, ooparts, objetos de todo tipo, procedentes de la antigua ciudad de Toledo, de América, de Oceanía, y de todos los rincones del mundo. Desde el principio de la historia conocida de América, se instaló una Conspiración inquisitorial vaticana, para la Locultación de la verdad y de las pruebas de la existencia de otras civilizaciones a lo largo de la Historia de América. Y el Vaticano siempre estuvo apoyado y protegido por las Coronas de España y Portugal, y actualmente por el imperio norteamericano. Las Monarquías y el Vaticano siempre han vivido apoyándose el uno al otro, con el objetivo común de someter y explotar a la humanidad, manteniéndola en la perpetua ignorancia de todo. La Cueva de los Tayos guarda la entrada a unos túneles labrados, que recorren miles de kilómetros  a través de países, por toda América y el mundo, que fueronunderground19_84 construidos hace miles de años por una civilización no humana antediluviana. Mediante estos gigantescos túneles subterráneos están conectadas las distintas zonas geográficas del planeta, como el Tíbet, Machu Pichu, el País Cátaro, Toledo, Capadoccia, entre otros. Por ejemplo, en el País Cátaro, cuentan las leyendas que el Monte Bugarach guarda una de estas entradas al mundo intraterreno. O por ejemplo tenemos también la leyenda de la ciudad de Erks, al noroeste del Cerro Uritorco, cerca de Capilla del Monte, en Argentina. Lo mismo que las leyendas intraterrenas de Shambala en el Himalaya. Es decir, hay distintas salidas a la superficie de la Tierra, desde una inmensa red de túneles subterráneos. Pero el mundo intraterreno de los túneles subterráneos antediluvianos y sus entradas como la de la Cueva de los Tayos, no tiene nada que ver con el tema de la Tierra Hueca. Adicionalmente existe la Tierra Hueca desde la creación del planeta y es un lugar en donde vive actualmente una civilización intraterrena avanzada. La civilización que construyó los túneles intraterrenos y la cueva de los tayos no es la misma que la que habita en el mundo de la Tierra interior hueca. El religioso salesiano Carlo Crespi (Milán 1891 – Ecuador 1982), era un sacerdote erudito y multifacético, que tenía conocimiento de la Cueva de los Tayos, en el Ecuador, desde hacía décadas, y muchas de las piezas arqueológicas procedentes de esa cueva, que le proporcionaban los nativos shuaras p1030417de la selva oriental, las guardaba en el patio de la Iglesia de María Auxiliadora en la ciudad de Cuenca, Ecuador. Las planchas metálicas, muchas de oro, y objetos variados que guardaba el padre Crespi, tenían un valor incalculable, sobre todo en cuanto a los códigos de escritura que recogían y la información valiosa, que una antigua civilización ancestral, había reflejado en aquellos objetos. El Vaticano estaba muy molesto con la actividad de divulgación arqueológica de Crespi. En distintas ocasiones, el padre Crespi sufrió dos atentados perpetrados con fuego, en forma de incendios. Finalmente, muchas de las extrañas piezas ancestrales que custodiaba el Tayos2padre Crespi, seguramente todas, fueron robadas, y desaparecieron. Una de las planchas metálicas de la colección del padre Crespi, realizada hace miles de años por una antigua civilización no humana, nos muestra una pirámide con escalones de piedras y en la cúspide un sol, rodeado por serpientes. Son los típicos símbolos ocultos de los Illuminati y de las logias masónicas y esotéricas. Es la misma religión oculta, que venera a los mismos dioses, y que tienen en la actualidad las sociedades secretas illuminati. Muchos grabados que muestran las planchas de Tayos parecen recién salidos de la cantera de tablillas y labrados de la cultura sumeria y de la zona de Babilonia y Asiria, la cuna de la civilización humana. No es extraño que La Radio Liberada - La Cueva de los TayosA partir de 1950 aparezca en América un personaje de origen húngaro y nacionalizado argentino, llamado Juan Moricz, (Hungría, 1923), buscando las entradas al mundo intraterreno. Juan Moricz era aficionado a la espeleología y experto conocedor de las leyendas antiguas; de hecho, se sospecha, que dado el alto grado de conocimientos esotéricos que poseía, especialmente relacionados con el mundo intraterreno, pertenecía a alguna sociedad secreta de corte germánica o del norte de Europa; unas corrientes intelectuales esotéricas que habían estado muy de moda en la época de la Europa Nazi. El descubridor húngaro-argentino, Juan Moricz, murió en extrañas circunstancias, nunca aclaradas, en 1991, dejando a Julio Goyen Aguado como heredero de toda su fortuna de tesoros arqueológicos. Y en 1999, el espeleólogo argentino, de origen vasco, Julio Goyen Aguado, que estuvo presente en la expedición de 1976, y heredero del tesoro Moricz, falleció en un accidente de tráfico, al volcar de madrugada su camioneta en una carretera próxima a San Rafael, en las cercanías de un puente sobre el río Diamante, al sur de Mendoza. Entre 1995 y 1998 se desató una absurda y cruel guerra entre Perú y Ecuador por una disputa de demarcación de fronteras, conocida como el Conflicto del Cenepa, llamado así por el río Cenepa que da también nombre a la zona. Se dice que había unos intereses petrolíferos, pero lo cierto es queuntitled también dentro de la zona en disputa se hallaba casualmente la Cueva de los Tayos. El conflicto se cobró cientos de muertos. En resumen, la Élite Illuminati criminal y psicópata, que manipula el poder político, económico, cultural y religioso en la Tierra, mediante las sociedades secretas y los gobiernos, envió una expedición criminal y conspiradora a la Cueva de los Tayos en 1976 para secuestrar y ocultar a la humanidad las pruebas culturales de otras civilizaciones que habitaron en la Tierra hace muchos miles de años, y que fueron los responsables de las mega-construcciones antiguas. Sin duda que la expedición de 1976 a la Cueva de los Tayos fue un Crimen cultural contra la humanidad. Como crimen contra la humanidad fue la Misión Apollo a la Luna, y son las sondas a Marte, y muchas otras iniciativas de descubrimientos. Todo para monopolizar y ocultar la información de la verdadera historia y mentir a los seres humanos, porque de este sistema falso de creencias y de mentiras se valen para perpetuarse en el poder.

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

Anuncios
h1

73-ANCESTRO VENEZOLANO

agosto 17, 2013

20080731klphishve_6_Ies_SCO[1]El hombre venezolano tiene una existencia de aproximadamente 15 siglos, como quiera que la historia de Venezuela no comienza con la llegada de las naves de Cristóbal Colón, sino con el arraigo del llamado Homo venezuelanensis que ha venido evolucionando, lentamente en los primeros años, y luego arrolladora y definitivamente incorporado al progreso y a la civilización occidental a partir del mestizaje. Reconstruir el pasado prehistórico venezolano ha significado una tarea sumamente difícil. Al igual que en la prehistoria universal, la carencia de registros y fuentes escritas no ha permitido que se disponga de suficiente información sobre la más extensa época, cronológica, de nuestra historia. Por tratarse de culturas ágrafas carecieron de la tecnología correspondiente para registrar los hechos y acontecimientos que protagonizaron durante milenios de existencia. Un tanto más abundante y descifrable han sido los datos que han llegado hasta nosotros a través de leyendas y mitos. Unas veces por la vía oral y otras por la vía etnográfica, el20080731klphishve_4_Ies_SCO[1] conocimiento de esas leyendas y mitos nos han revelado importantes datos que de alguna manera nos aproximan a descifrar cómo fue el protagonismo de los primeros habitantes de nuestra geografía. La aproximación a los hechos y personajes de la era pre Hispánica venezolana se ha profundizado con valiosos y numerosos aportes de las investigaciones arqueológicas, antropológicas y etnológicas. Según demuestran evidencias genéticas, lingüísticas, osteológicas y odontológicas, los primeros habitantes de América procedieron de Asia. La presencia de seres humanos en nuestra geografía ha sido comprobada desde fechas muy tempranas de la historia de América. A pesar de su situación geográfica bastante retirada de las vías de acceso de los primeros pobladores al continente americano, la riqueza y abundancia de los recursos naturales, debieron ser motivos suficientes para atraer y retener a buen número de esos pobladores, cuando el tiempo y la tecnología disponible les permitieron tener acceso a este escenario geográfico. Pero es evidente, que superadas esas circunstancias el territorio nacional se convirtió en el escenario social más activo y protagónico de la geografía Atlántica-Caribeña, en la cual dicho protagonismo lo comparte con Colombia. La geografía nacional como se ha apuntado, en fechas relativamente tempranas del proceso demográfico americano, comienza a registrar la presencia de 20080731klphishve_5_Ies_SCO[1]algunos grupos humanos que aspiraban radicarse en esta área definitivamente. Solo que estos primeros pobladores aún no poseían un patrimonio tecnológico suficientemente desarrollado para conformar una vida sedentaria. Su escasa tecnología sólo les permitía vivir de la recolección de frutos y raíces, la caza de algunas especies, la recolección de conchas marinas y la pesca limitada. Se han encontrado restos, sobre todo de especies extintas, paleo faunas con puntas de piedras incrustadas, que es evidente pertenecen a ejemplares cazados por estos antiguos pobladores ancestrales. En verdad no conocemos los relatos míticos de las culturas del pasado, sin embargo, a partir de las analogías etnográficas –las cuales no son concluyentes- sabemos que las cosmogonías en sus explicaciones sobre los orígenes de la vida, establecen una periodización de los estadios de la creación del mundo: al principio sólo existían los dioses y seres primordiales, luego apareció el mundo de los ancestros y, por último, el de los hombres. En la pre Hispania venezolana temprana pueden definirse tres grandes grupos socioeconómicos. El grupo de dossier2N2[1]“Cazadores Paleoindios” datan en nuestro territorio desde unos 10 o 12.000 años a.C., y sus restos concernientes al sistema de alimentación compuestos por osamentas de mastodontes, glypodontes y megaterios han sido reportados en la quebrada Curucuchú, en el estado Falcón, así como en Sabana Canaima. La unidad básica de este grupo humano correspondía a un número de 50 0 60 personas, y la estructura social; la horda estaba caracterizado por un sistema de vida dedicado a la recolección y caza de paleo fauna. El grupo de “Recolectores de Conchas Marinas” se caracterizó por un estilo de subsistencia en ambientes chozaindigena[1]ecológicos costeros ricos en fauna marina, que permitió el desarrollo de un grupo humano coexistente con los grupos de “cazadores”. En Venezuela se han reportado yacimientos de residencia transitoria en la isla de Cubagua (2.325 a.C.), Manicuare (1.130-1.190 a.C.), Punta Gorda (1.795 a.C.) y Cerro Iguana (1450 a.C.). A partir del año 3.000 a.C. se hacen presentes en el territorio venezolano grupos con una definida cultura agro alfarera. La agricultura en Venezuela, según datación por Carbono 14, se inició para el año 2.000 a.C., con el inicio, precisamente, del cultivo de la yuca, posiblemente en principio, en su variedad dulce. Aunque esa fecha del 2.000 a.C., corresponde a Rancho Peludo en la costa noroccidental del lago de Maracaibo, la introducción temprana del modo de vida sedentaria basado en la producción de alimentos ocurre en historicos2[1]Venezuela de manera más orgánica y con un impacto socio-cultural significativo, en la región del bajo Orinoco entre 1000 y 600 a.C. Uno de los legados que nos dejaron estos primeros venezolanos, fueron los petroglifos, grabados en piedra. La origina Descripción europea de los aborígenes venezolanos tal y como fue escrita en castellano antiguo por los colonizadores: En su estatura y corpulencia sucede entre aquellas Naciones lo mismo historicos3[1]que en las de este Mundo antiguo; y es, que en una misma Nación unos son altos, otros pequeños, y no faltan muchos de mediana estatura: algunos son gruesos y corpulentos, otros flacos y adustos: por una parte se ven Indios de bello arte y de talle ayroso; y por otra al contrario, se dexan ver otros imperfectos y mal formados: muestran algunos notable viveza en los ojos y en sus acciones; y no pocos, apenas dan la menor seña de vivacidad: variedad hermosa, que es reparable espectáculo para los ojos, y noble origen de aquellos pensamientos, que de las criaturas deben pasar á quedarse absortos y anegados en el golfo inmenso de la Omnipotencia del Criador de todas las cosas. No obstante lo dicho, sucede también entre los Indios lo que se ha reparado entre las Naciones de los blancos; y es que unas abundan más de Indios altos y corpulentos, quales son los Otomacos: las Naciones Gyrára, Ayrica, Saliba y la de los Caribes abundan mucho de Indios altos, de gentil talle y bien proporcionados. No así en las Naciones Achagua, Maypúre-Abane y otras, que abundan más de individuos de mediana estatura, menos que mediana; y comúnmente unos y otros gruesos y fornidos de carnes. El cabelloimages[2] en todos sin excepción alguna es negro, grueso, laso y largo, con el apreciable privilegio, que necesita de largo peso de años para ponerse canos: argumento nuevo que robora la opinión antigua de que las canas son parto más legítimo de las pesadumbres y cuidados que de los muchos años. Ello es así que no creo se hallen gentes que disimulen tanto la edad, y la demuestren menos que los Guarasugwe%20Pauserna[1]Indios, cuyas canas apenas comienzan a pintar a los sesenta años.

 

 

 

 

 

 

 

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

h1

PROYECTO PLANETA AZUL

agosto 7, 2013

PROYECTO PLANETA AZUL.

h1

72-PETROGLIFOS ANCESTRALES EN VENEZUELA

agosto 4, 2013

aborigen2[1]Cuando el hombre en la primitiva noche de los tiempos, evolucionó hacia la conciencia, miro la bóveda celeste y comprendió que estaba marcada por ciclos, como un gigantesco reloj cuyo movimiento no se detenía jamás. Impulsado por su inteligencia y una curiosidad que nacía de lo más profundo de su espiritualidad, se encadenó al cosmos tratando de descifrar sus mensajes. Observó que los astros regían los fenómenos de la naturaleza, controlaban las migraciones de ciertos animales, el crecimiento de las plantas, las alteraciones del clima, las mareas y los vientos, entre otros. Después de millones de años de evolución, los astros quedaron marcados en nuestro subconsciente, hasta el punto de que algunas aves pueden emigrar durante la noche, pues en sus cerebros están inscritos mapas estelares que les permiten volar más de 15000 Km, estos animales cuentan con un complejo sistema de cálculo angular, puesto que el firmamento va cambiando y las constelaciones varían con la latitud. La bóveda celeste forma el cráneo del ser primordial”, Y aquí se une la biología y la religión, pues la disposición celeste fue heredada a las aves migratorias, y a los humanos que perciben su misterio, señalándole al hombre su origen extraterrestre. Son 20080731klphishpr_20_Ies_SCO[1]innumerables los seres del mundo vegetal y animal que se orientan por los fenómenos astronómicos, y a pesar de eso, el hombre contemporáneo vive apartado de la contemplación cotidiana del universo, y eso genera en él un conflicto por la pérdida de referencias cardinales cosmogónicas indisolublemente integradas a las claves de trascendencia establecidas por los creadores ancestrales (dioses extraterrestres). El extravío del hombre se 2306170276_df62104e25[1]manifiesta en las corrientes de “pensamiento”. La astronomía está íntimamente relacionada con las prácticas chamánicas, donde se manifiestan los astros como espíritus cooperadores. Hemos  encontrado en los petroglifos escenas propias de las prácticas religiosas de todos los pueblos de américa como: ritos de iniciación y funerarios, antropofagia y sacrificios humanos. Estas ceremonias eran practicadas por los caribes que habitaban las costas venezolanas, y también por civilizaciones más desarrolladas como los mayas y aztecas. Estas culturas sin duda extendieron su influencia hacia el territorio Caribe, a través de los intercambios e incursiones guerreras que realizaban vía marítima y terrestre, pero también las hqdefault[1]culturas de nuestras costas comunicaron sus conocimientos a esas civilizaciones. “Los habitantes de las Antillas emprendieron expediciones a la costa de Yucatán. También aventureros de Yucatán llegaron a las costas de Colombia y Venezuela. Es incuestionable que los idiomas Maya-Quiche poseen un fuerte sedimento caribe. Los estudio adelantados por algunos antropólogos, nos puede dar luz sobre los posibles significados de los petroglifos que posibilitan la reconstrucción de culturas sumidas en el olvido o enterradas por el tiempo de la intolerancia. images[3]Partiendo de las prácticas religiosas presentes en los pueblos actuales, es posible descifrar los significados ocultos que esconden las enigmáticas figuras que nuestros ancestros grabaron en las piedras. En el ámbito de los petroglifos venezolanos, se ha especulado muy poco sobre sus significados, en la mayoría de los casos, se realizan simples descripciones técnicas como: zoomorfo, antropomorfo, entre otras. Sin tener en cuenta que lo que llamamos figuras zoomorfas, pueden ser en realidad, un ser dios de las estrellas oimages[6] un chamán que sufrió una metamorfosis mágica en animal, pues, su esfera de máximo poder opera bajo esta forma, que funde en uno a la cultura y a la naturaleza. Estas figuras plenas de misterio, han sido fotografiadas ampliamente por los investigadores. Pero es necesario adentrarnos en la interpretación de sus significados simbólicos, para asumir este patrimonio estético como una herencia ancestral viva, y entonces, estos mensajes dejarán de ser herméticos, y mostraran al mundo sus contenidos deslumbrantes. El patrimonio cultural de los pueblos, contiene una cantidad imagesCA4R4J4Menorme de conocimientos éticos y por ende estéticos, pues se basan en verdades que los creadores ancestrales establecían como testimonio de trascendencia material y espiritual. “Los chamanes no escogen a viho-mahse, es el quien los escoge… Entonces, después de una sensación de mareo inicial, suben a la vial láctea y se transforman en jaguares… otros hombres deben hacer su comida, mientras están dedicados a su búsqueda de poder…Suelen tomar rape del pene solar en el verano de la oruga. Entonces se transforman en jaguar y devoran gente…Dice la tradición que estas orugas navegan por el cielo nocturno en grandes canoas, cuya silueta puede apreciarse en algunas partes oscuras de la Vía Láctea, y bajan a la tierra por el horizonte oriental, desde donde los vientos las llevan con largos hilos plateados de saliva.” Muchos investigadores afirman, que los primeros humanos que penetraron en el territorio que hoy conocemos como Venezuela, eran bandas de cazadores que vivieron hace aproximadamente 15.000 años. La historia prehispánica de Venezuela haimagesCA7QGRQ3 sido dividida en cuatro grandes períodos: Paleoindio (15.000 a 500 años antes de Cristo), Mesoindio (500 / 100 a.C.), Neoindio (1000 a.C. / 1500 después de Cristo) e Indohispano (1500 d.C. hasta el presente). Esta periodización no es precisa ni rígida; es decir, el inicio de un nuevo período no significa necesariamente la finalización de lo anterior, ya que los grupos étnicos que poblaban nuestras tierras antes de la llegada del hombre europeo experimentaron líneas muy diversas de evolución y desarrollo. Sin embargo, se puede hablar de la imagesCA9I8N62existencia de dos grandes modos de vida que se diferenciaban entre sí: el de los arawacos y el de los caribes. Los Arawakos y los Caribes fueron los protagonistas de las principales oleadas migratorias que poblaron nuestro territorio. El aporte cultural de estas dos familias lingüísticas, fue notable y contrastante, pero debemos tener encuentra, que a Venezuela llegaron otras corrientes migratorias: grupos independientes que ascendieron por el Orinoco, Chibchas en la región andina, y grupos menores que llegaron de México como lo expresan rasgos mesoamericanos entreimagesCA90OEPS guamonteyes, otomacos y guamos, o en el juego de pelota entre los caribes. Elementos simbólicos de todas estas culturas, están presentes en los petroglifos de Venezuela, pero los problemas y costos inherente a su datación, ha dificultado establecer una cronología que pueda relacionarlos con esas oleadas culturales, que migraron a través de nuestro territorio durante 15.000 años. Hace imagesCAZPPRF1miles de años, los primeros creadores en nuestro territorio, enfrentaron la fría y vacía materialidad de las rocas de su entorno, y perturbados por una especie de horror vacui, se sintieron impulsados a cubrirlas con trazos simbólicos, que les permitieron plasmar sus creencias ancestrales, y trascender más allá de su existencia terrena. Las rocas grabadas a lo largo y ancho de nuestra geografía, han permanecido abiertas durante siglos, como textos que abstraen un enorme cúmulo de conceptos mágico-religiosos. Estos conceptos, establecieron un centro simbólico que permitió a sus herederos culturales, orientarse a pesar de las incertidumbres que le causaba en el tránsito por su periplo existencial. Muchas de estas figuras images[3]aluden a lugares míticos y originarios, donde los protagonistas de la historia sagrada dejaron marcas que son prueba de su presencia, poder y sabiduría. Estos lugares de culto, escenario de rituales y prácticas chamánicas ancestrales, son puntos donde los piaches entran en contacto con espíritus, que le enseñan elementos fundamentales de su oficio. Es evidente, que los artistas que dejaron estas marcas extraordinarias, eran practicantes de una religión profundamente ligada a la naturaleza, San_esteban[1]chamanes que controlaban los secretos de la magia, estableciendo un diálogo permanente con el mundo sobrenatural. Los seres sobrenaturales que se encuentran representados en estos petroglifos, prueban la autenticidad de esos lugares sagrados, donde los dioses y héroes culturales manifestaron su presencia y poder. Muchos de estos santuarios, se encuentran asentados en el territorio actual de algunos pueblos indígenas, estas comunidades mantienen en su memoria los relatos ancestrales que describen el significado de las piedras, y nadie mejor que ellos puede petroglifos-de-la-ruta-de-la-seda-a-su-paso-por-el-valle-del-indo[1]adentrarnos en su misterio. Como en todas las culturas ancestrales en los petroglifos venezolanos encontramos figuras alusivas a seres sobrenaturales que procedían de las estrellas o de alguna manera se relacionaban con el cosmos.

 

 

 

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

h1

71-EXTRATERRESTRES EN LA MITOLOGÍA GUARANÍ

agosto 4, 2013

000851031[1]Planeta Azul se presenta de nuevo investigando la cultura guaraní. Los guaranís conformaban una extendida etnia indígena que abarca buena parte del actual Brasil, oeste de Venezuela, Ecuador, parte de Perú, Paraguay y noreste de la actual República Argentina. Nómadas, subdivididos en innumerables tribus, clanes y lenguas, su influencia en el mundo post-hispánico es indiscutible. Se estima su origen remoto hacia el año 12.000 antes de Cristo, siendo obvio esperar la presencia de extraterrestres en semejante lapso de continuidad evolutiva, evidente en otras culturas del planeta, el tiempo-espacio reclamaría su lugar también en este caso. Así que, estudiando las leyendas y el lenguaje del pueblo guaraní es importante señalar algunas analogías dignas de 8[1]interés. Según los estudiosos este es otro caso de presencia de los antiguos astronautas. El Yaciyateré es un pequeño ser que según ese pueblo habitaba en las selvas del noreste argentino, en las provincias de Misiones, Chaco, Corrientes y Formosa, describiéndolo como un ser pequeño, de no más de un metro de altura pero bien proporcionado, con una larga cabellera rubia que le colgaba hasta la cintura, vistiendo un ajustado taparrabos y empuñando una Vara Dorada de su misma altura, aferrado a la cual podía elevarse a cierta altura durante algunos minutos o bien, mediante un toque de la misma, prender fuego a lo que le pareciera, inclusive YasyYatere[1]las piedras. Este ser, era conocido en la vasta región del continente americano poblado por la etnia guaraní, cuentan las leyendas, que solía secuestrar niños con una edad promedio de cinco años durante dos o tres días, relatando éstos a su regreso que el ente los había alimentado con unos dulces muy extraños y deliciosos, contándoles insólitas historias sobre las estrellas y sus hermanos que vivían entre ellas, los cuales, aseguraba, algún día vendrían a buscarlo. ¿Se trataría, quizás, de algún extraterrestre, náufrago en nuestro Planeta, que distraía sus horas en el planeta con los nativos aguardando el rescate de sus compañeros? De ser así, ¿fue alguna vez rescatado?, ¿o sus restos descansan, junto a los de su nave, en algún punto de la aún hoy inexplorada selva del noreste? Es interesante hacer algunas consideraciones etimológicas, esto es, sobre la naturaleza de las palabras. El idioma de los guaraníes (cuyo nombre correcto es Avañeé) es una lengua de yuxtaposición, de donde seimagesCA3MR1G1 puede descomponer un término en otros individuales con significado propio. Así, Yaciyateré es una deformación, a través del tiempo, de IASY-YA-TE-MBÉ. IASY suele traducirse como Luna, pero en realidad es I-ASY o cosa luminosa del cielo. En cuanto a YA (I-Á) describe a la Serpiente o, mejor aún, a un movimiento serpenteante, mientras que TE se adjudica a brusco, sorpresivo. RE, en tanto, juega el papel de giro evocativo de MBÉ, cuando se yuxtapone al final de una expresión. MBÉ significa, Salido de o Nacido de. Con lo cual tenemos: El ser salido de una cosa luminosa que se desplaza con movimientos bruscos (¿zigzagueantes?) por el cielo. Con el tiempo la deformación degenero hasta la palabra Pombero. imagesCAEBBXN3Analizando la palabra, tenemos: PO, Campana; MBÉ es, como ya viéramos, Salido de; mientras que RO es Chato, Bajo. Es decir: El ser salido de una campana achatada. En obvia relación con una de las formas más habituales de lo que conocemos como OVNI. Incidentalmente, es interesante acotar que la Vara, llamada Verá, significa Brillante. Quizás el accidente de un OVNI. Los hombres de los conquistadores Solís y Gaboto, asombrados por la presencia de trozos de metal brillante y plateado colgando como amuletos del cuello de algunos indígenas y sospechando que podría tratarse de plata, si bien dejan constancia, asombrados de la liviandad del metal, infieren a sus traductores sobre la procedencia del mismo. Observándose que en la crónica escrita de ambas expediciones se señala la aparente procedencia artificial de los objetos, por su aspecto de haber sido trabajados. Los indígenas interrogados responden con la expresión MBAÉ VERÁ GUASÚ,pombero_ii[1] cuya traducción sería: MBA (recogido de), É (choza o casa, es decir, algo manufacturado, no una cueva o hueco); VERÁ (brillante) y GUASÚ (grande) lo que nos hace acordar de esta expresión: YACIRETÁ. Existe una isla, asiento del complejo hidroeléctrico del mismo nombre, que así es denominada. En sus playas es aún hoy posible encontrar unos pequeños objetos arborescentes, de unos dos centímetros, de arena vitrificada cuyo origen es desconocido, a menos que los identifiquemos con las famosas TECTITAS, esferoides de vidrio provocado por el gigantesco calor de las explosiones atómicas. YACIRETÁ puede traducirse como YACY o IASY (cosa luminosa del cielo), RE (aquí en el sentido de RO y no MBE, pues es aglutinante, y se interpreta como Achatado) y TA (la expresión I-TÁ o I-TIRÁ imagesCAPW5IZXdefine a un ente espiritual, compañero de hombre que ha hecho un pacto con Duendes o Seres Superiores, y por extensión una clase de inteligencia y una naturaleza distinta de la del humano corriente). En conjunto, debe leerse como: LA COSA ACHATADA Y LUMINOSA DEL CIELO CON INTELIGENCIA O ESPÍRITU o LA COSA ACHATADA Y LUMINOSA DEL CIELO DIRIGIDA INTELIGENTEMENTE o CON INTELIGENCIA (¿tripulantes?). ¿Qué podemos concluir de esto? Tal vez, que en algún remoto pasado, la isla fue arrasada por la caída de un gigantesco navío interplanetario o, como sugieren ciertos estudiosos, hasta su propio origen puede deberse al cataclismo provocado por una gigantesca explosión, tal vez originada en sus propulsores, ya que la geología de la Mesopotamia Argentina es extraña, exigiendo convulsiones monstruosas de la tierra en épocas más o menos recientes para explicar su naturaleza. Esa misma explosión puede haber dejado huella en esas pequeñas TECTITAS arenosas a que hiciéramos referencia anteriormente. Lógicamente y de haber ocurrido, esto tendría que haber imagesCAD4VTTHsido impresionante para la mentalidad nativa guaraní que, al rescatar algunos escasos trozos del fuselaje de la nave, lo conservaron como un regalo de los Dioses al pueblo. Y si se piensa que el origen guarani[1]de MBAÉ VERÁ GUASÚ, puede encontrarse en meteoritos, señalamos además de la ubicación geográfica carente de meteoritos, la particular descripción de los aborígenes: ellos vieron algo plateado, chato, controlado, que luego, y sólo luego de haberlo visto se accidentó. Un meteorito es una bola de fuego que se precipita a tierra, sin ninguna de las particularidades abundantemente descritas en la riqueza idiomática del AVAÑEÉ. Corresponsales del Cosmos, no es tal vez de las evidencias más contundentes, pero es igualmente interesante rescatar otra expresión idiomática: la de ARANDÚ, que en general se aplica al Brujo, pero no al curandero común, sino al que bajo exaltación mística, se comunica con los Dioses, el Chamán. Textualmente, la palabra significa: EL QUE ESCUCHA COSAS DEL CIELO. La tradición oral transmitida de generación en generación. El Yasy Yateré es el mito que encarna a la Luna. Su nombre Yasy guaranies08[1](luna), lo está indicando, aunque Yateré parecía más una deformación del original. Pues entendemos que bien pudo haber sido Yaveté (al mismo tiempo), o algo así como su representación. Este personaje tiene fuerte vivencia en las comunidades del NE argentino, imagesCA92L41Etambién en el Paraguay y Sur Brasileño. Es un ser rubio, su cabellera quizás originariamente haya sido plateada por el baño de la luna, y es probable también que sus formas originarias hayan cambiado, pero es parte, sin duda, de los mitos primigenios que en el tiempo se fueron confundiendo y mezclando. A diferencia del pombero, el Yasy Yateré no aparece trabando amistad con la gente, aunque como señor de las siestas enamore doncellas o persiga a los niños traviesos a quienes rapta para dejarlos más tarde abandonados a su suerte, como castigando sus imagesCAGTH0LPtravesuras que perturban un orden que él parece custodiar. Su desnudez conlleva un bastón brillante como único atributo, como si fuera éste un poder inmanente. Vive en la floresta, en los huecos de los árboles, desde donde vela por ella y sus pájaros, caminando sigilosamente sin provocar ruido alguno que denote su paso, aunque con el mango de su bastón, que en realidad es un silbato emite un fuerte silbido. Según los estudiosos de los antiguos astronautas estamos en presencia de seres y tecnología extraterrestre en el territorio americano habitado por los indígenas guaraní hace 14000 años.

 

 

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

 

 

 

h1

70-VENEZUELA TERRITORIO ANCESTRAL

agosto 1, 2013

300075_249452211763464_100000960603773_662621_723420984_n[1]Planeta Azul se presenta de nuevo, esta vez, con una interesante investigación sobre las evidencias de culturas ancestrales, negadas por la ciencia ortodoxa en Venezuela. Los arahuacos taínos fueron una oleada de indígenas procedentes del área de lo que ahora es Venezuela, que a lo largo de los siglos fueron poblando las distintas islas del arco antillano. Cuando los taínos llegaron al Caribe, éste ya estaba habitado por otros pueblos como los ingerís y los más antiguos aún arcaicos. El nombre taíno significa ‘bueno o noble’ en arahuaco. La procedencia de los indios taínos es confusa y desorienta a los estudiosos de sus costumbres y tradiciones. Al analizar su simbología y mitología, vemos con sorpresa que está emparentada con los pueblos mayas de la antiquísima Yucatán, Guatemala, y otras regiones adyacentes. Rudolf Schuller, afirma que en El huracán: dios de la tormenta, y el Popol-Vuh (ver Popol Vuh), señala muchos paralelismos con las tradiciones mayas. La comunidad de rasgos de la mitología taína con la maya comprende la idea fundamental de la dualidad de los demiurgos: Yocahú, el gran padre, y Guabancex, la gran madre serpiente, cuya cópula preside el ciclo solar. Sin tainos2embargo, la versión más aceptada es la procedencia suramericana de los taínos. Cuando los primeros navegantes españoles llegaron a las islas del Caribe, los taínos estaban en plena lucha con una etnia rival, los Caribes, que ya habían conquistado las Antillas Menores. En ese entonces la sociedad taína se dividía en unos cinco reinos controlados por caciques, a quienes se les pagaba tributo. 734172_589627231063818_1245333762_n[1]Fray Bartolomé de las Casas en su libro Historia General de las Indias relata que en el año de 1508 quedaban unos 60.000 taínos en isla de La Española. Para 1531 la explotación y las enfermedades habían reducido el número a 600. En sus leyendas y mitos religiosos manifiestan creencias como el origen del mundo, del fuego y de la luz, atribuyéndolas generalmente a seres sobrenaturales con forma de animales pensantes y con capacidad de razonar o también seres humanos con rasgos exagerados o con poderes sobrenaturales. Es importante señalar que aunque sean muy variados los nombres de los dioses, siempre representan más o menos lo mismo: el sol, la luna, las estrellas, fenómenos naturales, ríos, montañas, entre otros. Se cree que el hombre apareció en el territorio que hoy conocemos como * Venezuela, hace unos 16.000 años. Esta población había llegado por el Sur, de la región del Amazonas, por el Oeste, de los Andes y por el Norte, del Caribe. Según el antropólogo Miguel Acosta Saignes, existían las nueve áreas culturales siguientes:ConcilioTaino.DSC00422[1]

Andes Venezolanos con los Timoto-Cuicas
Caribes occidentales con los Pemones, Bobures y Motilones
Cuenca del lago de Maracaibo con los Guajiros, que eran recolectores y pescadores
Arahuacos Occidentales que comprendían los Caquetíos de Falcón, Lara y Yaracuy y se extendían en el sur hasta los llanos
En Lara los Jirajara-Ayamán y los Gayones
Los Caribes de Oriente desde la Península de Paria hasta Borburata (Cerca de Puerto Cabello en el estado Carabobo)
En los llanos y en el delta del Orinoco (Waraos), el área de los recolectores, pescadores y cazadores de los llanos
Los Otomacos, Guanos, Taparitas y Yaruros en la desembocadura del Apure en el Orinoco
En la Guayana Venezolana, al sur del Orinoco, los Caribes nómadas (aquellos que no viven en un lugar fijo, sino que se desplazan de una zona a otra)
tainos-rd-001[1]Cada uno de estos grupos indígenas con diferentes dioses y creencias y cultos debido a sus diferentes estilos de vida y supervivencia.

El Escudo Guayanés venezolano es el enclave geológico más antiguo de la tierra, con 3.500 millones de años. Este paisaje es lo que queda de una enorme meseta de sedimentos que se depositaron antes de que se formaran los océanos… Los tepuyes (cerros en lengua Pemón) nunca estuvieron bajos las aguas… Nunca fueron cubiertos por los hielos de las glaciaciones, por lo que sus cimas, son los últimos santuarios de reliquias de flora y fauna que existen sobre el planeta… La historia del Diluvio Universal narrado en la Biblia, miles de años antes de que fuera escrita, ya formaba parte de la mitología de las tribus Waikas que habitaban estas 1541276125_e1d7b475a1[1]prehistóricas tierras venezolanas… Los tepuyes se convirtieron en el refugio de las especies sobrevivientes a la catástrofe de la inundación, y el hombre hizo de sus cimas su hogar hasta que bajaron las aguas… Hace 65 millones de años, los tepuyes fueron testigos de la evolución de las especies anfibias en los llamados dinosaurios… No obstante que en muchas regiones del planeta han aparecido fósiles de estas misteriosas especies, lo cierto es que en América se encuentran la mayoría de los gigantes prehistóricos que evolucionaron a partir del pequeño Alectrosaurio hasta el temible Gigante saurio que se halló en la Patagonia Argentina, como el dinosaurio más grande del planeta… En Falcón, en el desierto de Urumaco de Venezuela, se halló el fósil de un roedor, y de tortuga prehistórica, catalogados como los más grandes del planeta. La región de la Patagonia junto con el estado de Montana en Norteamérica, son los lugares donde se han localizado los mayores yacimientos de fósiles de dinosaurios, como una prueba evidente de la antigüedad de esta región mal llamada Nuevo Mundo. Las modernas hipótesis sobre la desaparición de estas enormes 1541269525_32615265f7[1]criaturas, fue el resultado de una catástrofe originada por el impacto de un cuerpo celeste ocurrido hace uno 60 millones de años… La presencia del elemento IRIDIO en una fina capa de lodo que se encuentra en casi todos los terrenos del planeta, se cree es producto de los residuos, como resultado del impacto de un gran meteorito de éste mineral, y cuyas cicatrices, muestran algunas regiones de América. Como resultados de esta catástrofe cósmica, una nube de polvo cubrió la bóveda celeste, evitando que los rayos del sol calentaran la atmósfera, y la penumbra helada exterminó la mayoría de las especies del planeta, incluyendo los dinosaurios. Un hecho singular en las principales civilizaciones que habitaron el planeta, lo encontramos en el Diluvio Universal… Más que un mito, constituye un hecho histórico que la ciencia se ha 1541270883_432e65c555[1]encargado de corroborar a la luz del estudio de la corteza terrestre y de las especies marinas, cuyos fósiles abundan en las elevaciones montañosas distantes de los océanos… Es un hecho cierto y comprobado, que la tierra en algún momento de su evolución estuvo totalmente cubierta de agua… Así mismo, el Macizo Guayanés venezolano, no fue alcanzado por el cataclismo natural que exterminó la mayoría de las especies que poblaron el planeta…! Entre los Waikas existe una clase religiosa que llaman “Chamanes”; ellos conservan el saber mitológico que recibieron oralmente de sus antepasados… Este conocimiento lo recitan bajo el efecto alucinógeno de la droga llamada “Yopo”, obtenida de los granos molidos de una planta silvestre que crece en el Amazonas, la cual se proyecta por las fosas nasales a través de una caña hueca o vara de bambú: “El mundo se dividió en tres: El superior para 1542132478_7190de7efc[1]las almas, el inferior para el demonio y el centro para los Waikas… Omawe, hijo de Dios, como tenía sed bajó a la tierra. Sentía el agua pero no podía sacarla; su padre el pájaro Koromaritawe bajó del cielo e hizo un hoyo en la tierra y el agua surgió como una fuente… Los Waikas fueron arrasados y sumergidos en las aguas que no cesaban de brotar… El dios superior se le apareció y le dijo: Construye una embarcación y haz de ella tu casa; lleva a tu mujer… El jefe de la tribu guio a su familia hacia la cima del monte Maigo, llevando consigo todas las especies de plantas. Luego seleccionaron una pareja de cada animal que también ayudaron a subir… El agua bajó y formaron nuevas tribus”. Este relato de los Waikas, contiene elementos que sorprenden por su similitud con el Diluvio Universal narrado en la Sagrada Biblia, y de todas las religiones universales que también 1542132106_5911177bfe[1]describen el holocausto, como son: el Dios Supremo, los ángeles alados, el cielo, el infierno, las almas, y el juicio final… La razón de tantas coincidencias, se debe a que tuvieron un origen común Waika, que surgió en las razas venezolanas que sobrevivieron al Diluvio que inundó la tierra. La aparición del hombre es producto de un proceso evolutivo que se inició hace 3.7 millones de años, según fósiles primitivos hallados en una cueva al sur de África, y que la antropología identifica como una raza 1541271849_25047aa756[1]evolucionada de primates (monos), que ha sido clasificada “Australopithecus”, hasta el llamado “Homo” u hombre, que caminaba erguido (erectus), capaz de efectuar tareas domésticas… Para la ciencia, el hombre racional aparece hace 450 mil años, existiendo una interrogante sobre la otra especie que evolucionó entre el Australopithecus (afarensis, africanus, robustus, boisei) y el Homo (erectus y sapiens), que ha sido llamada “Eslabón Perdido”… Es la convicción, que donde surgió esta especie aún no identificada, se inició el proceso evolutivo que se extendió por todo el planeta, hasta constituir las razas humanas en todas sus variedades (americanas, europeas, asiática y africanas)… Para la ciencia ortodoxa, este proceso se inició en África, por lo que allí se concentran todos los esfuerzos por localizar el misterioso antepasado del hombre, el Eslabón Perdido… Lo cierto y aunque parezca increíble… lo más cercano al “Eslabón Perdido” existe y vive en Venezuela..! La siguiente fotografía fue tomada por el geólogo suizo Francois Loy en 1920 en las selvas de Venezuela. Representa a un simio capturado vivo de casi 2 m de alto, que caminaba erguido, con facciones físicas y actitudes manuales similares a un humano… Hoy es la única 1542134742_11fa577cd1[1]evidencia que se tiene del desconocido “Eslabón Perdido”; es decir, el paso evolutivo del mono al hombre. Es una especie no clasificada por la ciencia que aún habita las selvas venezolanas, y que se exhibe en el Museo de Ciencias de París en Francia… Algo extraordinario para el mundo de la ciencia y totalmente desconocido por los venezolanos ya que no aparece en sus libros de historia. En el año de 1799, el explorador alemán Humboldt realizó un estudio científico de todo el territorio venezolano… En su recorrido por el río Orinoco, visitó el cerro Anchi-tipuiri que significa barina-81[1]“cerro del hombre de los bosques”, donde los nativos les narraron sus experiencias con el “Gran Diablo”, como llamaban a esa extraña criatura: Humboldt: “Es un mono de gran tamaño, se frota la cara cuando se irrita, a distancia se le confunde con un hombre, en algunas oportunidades ha raptado mujeres de la tribu, las cuales regresan al tiempo y cuentan sus experiencias sexuales con ese enorme mono, que al igual que los nativos, construye cabaña para pasar la noche”. El arco y la flecha es el instrumento mejor conocido por el hombre… No parece complejo porque lo conocemos desde siempre… y que sin darnos cuenta, se presenta en todos los hechos que involucran las razas antiguas… sin embargo, es el elemento probatorio más importante para demostrar el grado de influencia de las razas venezolanas en el resto del planeta. Por definición, este curioso y vital instrumento aerodinámico, sólo funciona si se combinan sus cuatro componentes: El arco confeccionado de una madera flexible, el cordel impulsor combinando las fuerzas que transmiten los bordes del arco, la flecha elaborada de una vara recta bastante liviana,1542135098_fd91b2936b[1] y finalmente los alerones dirigibles que lleva en la parte posterior, algunos de los cuales se toman de plumas de aves… Como puede observarse, idear un instrumento tan sofisticado no fue producto de varias razas en distintas naciones tan distantes unas de otras en el planeta, que simultáneamente y de pronto coincidieron en diseñar tan complejo objeto que combina la física, la matemática y la botánica… El arco y la flecha nacen en el Amazonas venezolanos, ideado por los nativos Yanohamas, donde inclusive la obtención del cordel exige una especial técnica en el tratamiento de la fibra vegetal… El arco y la flecha se suman a las innumerables evidencias del aporte venezolano a la historia universal, el cual fue 1542133134_7dbdcec0ed[1]imitado por Sumerios, Egipcios, Romanos, Griegos, hindúes, Vikingos, Fenicios… en fin, todas las culturas lo usaron… Tal es el caso de los grabados Asirios (foto superior), que muestra la misma técnica constructiva de los Yanohamas venezolanos hacia el 5000 a.C. La imponente roca conocida como Piedra Pintada, descubierta por el profesor Marcel F. Homet cerca de la Sierra Paracaíma en la formación Roraima, es un imponente peñasco de basalto de más de 100 metros de largo, 30 de alto y 200 de profundidad… Es una piedra monolítica aislada en una dilatada llanura de difícil acceso… En su interior se excavaron largas galerías, donde han sido localizados los restos humanos más antiguos del planeta y extraños grabados sobre la roca (petroglifos)… Cerca de esta enigmática mole de piedra, se encuentra otro de los misterios arqueológicos de América que la ciencia se niega aceptar..! En 1990 la arqueóloga Anna Roosevelt (bisnieta del presidente Teodoro Roosevelt), estudió una cueva3330029369_51f0690677[1] que contiene las pinturas rupestres más antiguas del planeta, con 40.000 años de antigüedad..! que confirman la tesis de que en esa roca se formaron las primeras expresiones culturales del planeta… Los argumentos científicos que respaldan esta conclusión, fueron aportados por el antropólogo norteamericano Joseph B. Birdsell y el Dr. Johannes Wilbert, quienes comprobaron, que el llamado factor “Diego” que se encuentra en la sangre de todos los pueblos mongoles desde los esquimales a los japoneses, así como en todas las razas indias de Asia y del resto de América, no está presente en las tribus venezolanas Waikas… Ello significa, que los indígenas Waikas contribuyeron de manera determinante en el nacimiento de muchos imperios que ha conocido la humanidad… lo que supone además, que esta raza venezolana, es la única raza pura que existe 3330029309_e1eb3152c8[1]en el planeta, no contaminada con la sangre y la genética de otras culturas universales. Algo que tampoco se estudia en nuestra escuelas..! La Nasa confirmó que un extraño mineral, con características de ser vivo, hallado en una cueva venezolana proviene de Marte en los dominios geográficos del Autana, cerro mítico de los nativos de la Gran Sabana venezolana. Se trata de un microorganismo exobiológico (del espacio exterior), mitad vegetal y con rasgos minerales el cual increíblemente produce piedras de opal, un material sílice parecido al vidrio ¡¡¡Un animal que produce minerales preciosos!!! Clasificados por la NASA como “Bioespeleotema “Así lo reporta el análisis de las muestras enviadas a los laboratorios de la agencia espacial en Madrid. Esta extraña planta o espécimen fue hallado en la “Cueva del Fantasma”, un curioso accidente geográfico descubierto en 2.004 por el científico Charles Brewer Carías, en la Guayana venezolana. El nombre científico dado a la especie es bioespelotema o más fácil “arbolitos de vidrio” de origen extraterrestre, que posiblemente se anidaron en la caverna hace miles de años tras la caída de un meteorito. Este tipo de minerales vivos, que cuelgan desafiando la ley de la gravedad, sólo se consiguen en Venezuela. Y capítulo especial merece la Cueva del Fantasma, definida como1542138110_cab68eec92[1] la caverna de cuarcita más grande del mundo en dimensión y volumen. Incluso, en uno de sus salones podría aterrizar una avioneta. No existe otra evidencia de un ser vivo que produzca ópalo, material sílice semejante al vidrio, cuyo proceso es mineral. Bioespelotema, palabra compuesta por el prefijo bio, de biológico o ser vivo, y es pelotema, que es lo que define a las formaciones minerales secundarias. Es un término que podría ser entendido como minerales vivos, que sólo se han encontrado en las profundidades de esta cueva venezolana, creciendo en “colonias”, desafiando la gravedad “de abajo hacia arriba” con formas similares a ramas de árboles y sin contacto con agua. Un organismo extraterrestre ha habitado durante miles de años en las 3330864970_868f816352[1]entrañas del planeta Tierra. Más específicamente, en las profundidades de la selva venezolana. No es éste un remake de la célebre osadía de Orson Wells que en 1938 hizo temblar a los norteamericanos con su versión radial de La guerra de los mundos y la supuesta invasión marciana. El de ahora es un enunciado científico, cuya conclusión provino de profesionales relacionados con la NASA, agencia espacial estadounidense. Se trata de un ser vivo que, al igual que el resto, nace, crece, se reproduce y muere. Aunque es biológico, como una planta, produce ópalo como si fuera un mineral. La conclusión de la NASA, que le hizo pruebas en su laboratorio ubicado en Madrid por petición de su descubridor, Charles Brewer-Carías, es que se trata de un microorganismo “exobiológico”, que probablemente llegó a través de un meteorito proveniente de Marte. No existe otra evidencia de un ser vivo que produzca ópalo, material sílice semejante al vidrio, cuyo proceso es mineral. El único en el mundo es el encontrado en Venezuela, dentro de una cueva que, hasta hace dos años, permanecía escondida en la majestuosidad del Aprada Tepui, en la Guayana venezolana, y que es tan grande que por sí misma constituye un suceso. Es reconocida internacionalmente como cueva Charles Brewer-Carías, por su descubridor. Antes la llamaban Cueva del Fantasma. Encontrar seres vivos que producen ópalo es el último eslabón de una larga cadena de asombros. El primer magno 3330043161_b52dd3aec8[1]descubrimiento fue la misma cueva. Brewer-Carías sentencia que es “la caverna de cuarcita más grande del mundo en dimensión y volumen”. Dentro de ella podría entrar la Cueva del Guácharo y en uno solo de sus salones, el Karen-Fanny, aterrizar y despegar una avioneta. Dimensiones tan grandes no se imaginan desde el aire. El único guiño que esta suprema cueva ofrece al mundo exterior es una rendija que se confunde entre las tantas manchas que se observan sobrevolando los tepuyes. En realidad, el tímido dintel es un arco de 120 metros, con un techo de cien metros. Y esa es sólo la entrada, bautizada como Boca del Mamut. Descubrir la cueva le tomó a Brewer-Carías años de paciencia y estudio. La idea de que existía se fue formando desde los años sesenta a través de vistazos hechos desde el aire y de fotografías tomadas durante diferentes vuelos y observadas con un estetoscopio, para armar una imagen tridimensional. Y fue apenas el sábado 27 de marzo de 2004 cuando un grupo de pioneros, formados por Brewer-Carías, su hijo Charles Brewer-Capriles, Federico Mayoral, Luis Carnicero, Francisco Tamayo, Alberto Tovar, Eduardo 1542136970_ead66793b4[1]Wallis, Alejandro Chumaceiro, Alfredo Chacón y los científicos Francisco Delascio, Ricardo Guerrero y César Barrios-Amorós pisaron la cueva por primera vez en milenios. URUMACO es una localidad mundialmente conocida como el lugar de mayor concentración de fósiles de extraños animales. Fue reportado por Charles Duclos, geólogo de Texaco, quien en informes internos de 1952 realizó un levantamiento geológico detallado de las capas guías de tortugas miocenas “bone-beds” y horizontes marcadores de Ostrea y Turritella a lo largo del domo fallado de Mamón. En las cercanías se encuentran además importantes cementerios indígenas precolombinos. En esta localidad se presenta igualmente una fauna de vertebrados de gran importancia que fueron reportados ya para 1960 por el eminente profesor Royo y Gómez, y que comprende junto a trabajos más recientes, restos de peces, cocodrilos, manatíes, taxodontos, edentados terrestres, roedores gigantes; así como dientes de tiburón con géneros de importancia como Procarcharodon megalodon, Hemipristisbarina-801[1] serra, y Carcharhinus egertoni, cuya antigüedad se estima en más de 8 millones de años. En febrero del 2002, llegaron al país 112 fósiles descubiertos en Falcón en el año 1972, en el desierto de Urumaco, cuyas piezas habían sido robadas por científicos estadounidenses, para ser expuestas en la Universidad de Harvard. Increíblemente, estas piezas únicas en el mundo, incluyendo el caparazón más grande de una tortuga prehistórica, era el principal atractivo turístico en ese museo de los Estados Unidos… Millones de dólares se recaudaron por más de 30 años en la magnífica exposición que fue robada de nuestro suelo, pero gracias a las gestiones del Gobierno Bolivariano, se logró imponer la justicia, y las piezas fueron devueltas a nuestro país… Es una prueba más de la desidia de anteriores gobiernos, que en nada les importaba el patrimonio cultural del venezolano, y conspiraban a favor del Poder Supremo, para ocultar el inmenso legado de Venezuela. Urumaco en el Estado Falcón, es considerado el yacimiento de fósiles más importante del planeta, y donde en mayo del 2000, se halló el fósil del roedor prehistórico más grande del mundo. El enigmático Jaua-Sarisariñama, como el último testimonio prehistórico de la tierra. Dos inmensas cavidades de 350m de diámetro y 352m de profundidad, que las ubica en las mayores del planeta..! Cuevas prehistóricas en la Gran Sabana, que han mantenido en cautiverio miles de especies por más de 1250 millones de años. El macizo Jaua-Sarisariñama con 2.300m de altura, ubicado en el sur de Venezuela en el 1541277831_297f1a6d67[1]Estado Bolívar, es conocido por las misteriosas “Simas de Sarisariñama”. Se trata de enormes depresiones de roca, circulares, sobre la cumbre de la meseta Sarisariñama Jidí, de 350m de diámetro y casi la misma profundidad. Una de las teorías de formación de estas simas indica un colapso de los diferentes estratos de arenisca por la acción erosiva de ríos subterráneos. En la zona de los andes venezolanos, surgió una cultura que al igual que la Maya y Egipcia, rendía un especial culto a la serpiente… La zona arqueológica de los Tatuy en el Estado Mérida, fue un centro urbano donde se han hallado las misteriosas y estilizadas figuras antropomorfas, que en su mayoría fueron sustraídas ilegalmente por arqueólogos alemanes, por saqueadores para coleccionistas privados y museos del mundo, donde se exhiben para asombro de los turistas… Fue la primera cultura universal que utilizó monedas de oro como patrón comercial. Piezas de un gran valor arqueológico, que han sido recolectadas por alemanes, en cuyo país se encuentra la mayor colección. Son extrañas figuras aerodinámicas que emiten un singular sonido de barina-21[1]“gongs” al ser golpeadas, y recuerdan las placas sonoras de Asia. Nuestros museos no exhiben éstas curiosidades arqueológicas de Venezuela, sin embargo el Museo del Hombre en París cuenta con bellos ejemplares. El museo de Berlín en Alemania posee desde 1904 la más completa colección, las cuales fueron extraídas por arqueólogos alemanes en el Lago de Valencia… En el lago de Amucu, Humbold contempló las figuras informes realizados por una raza desconocida que habitó el sur de Venezuela. Extraños grabados que también se encuentran a orillas del Casiquiare y Caicara del Orinoco… El explorador alemán Alejandro de Humboldt y su acompañante Bompland, visitaron todo el territorio de Venezuela a partir del 1799, en un estudio científico que publicó en París en 1826. Desde esa fecha no se ha realizado un estudio tan detallado de toda la región del país… El Barón Humboldt describió el enigmático Cerro Duida con sus misteriosas llamaradas que sin ser un volcán, se desprenden de su cima antes y después de las lluvias… Es un 1541277997_c028fde664[1]fenómeno que fue observado por los exploradores alemanes en su travesía por el bajo Orinoco, y que pocos venezolanos conocen. Es la otra Venezuela que todos debemos conocer, para defenderla de los depredadores económicos. Existe una leyenda entre los indios tamanaco, que hace referencia a ciertos dibujos y grabados realizados por un enigmático personaje blanco y barbudo, que llegó a través del río Orinoco durante un diluvio, que con sus aguas cubrió la faz de la tierra. El Cerro Autana es un tepuy que pertenece a la formación Roraima y que forma parte del “Monumento Natural Cerro Autana” área protegida mediante el decreto 2.987 el 12 de Diciembre de 1978, concediéndole a esta zona una superficie de 3.800 hectáreas. Los indios de la etnia Piaroa o Wothuja, quienes habitan los alrededores de esta montaña lo llaman Wahary-Kuaway o Kuaymayojo que quiere decir “El Árbol de los frutos del mundo” y el cual tiene un sitio especial en su mitología. Fue referido en 1782 por F. Salvatore Gilij como el cerro Carivirri. En la actualidad su acceso fluvial se realiza por los ríos Orinoco, Sipapo, Autana y caño manteco el cual permite acercársele a unos pocos centenares de metros. Fue explorado por primera vez en Septiembre del año de 1971 por el Explorador venezolano Charles Brewer Carias acompañado de David Nott Roberto Brewer y Bob Madden, expedición gracias a la cual posteriormente se decretó toda esta zona como Monumento Natural y área protegida por la ley. Su altura promedio es de 1300 mts. s.n.m. Justo por debajo de su cumbre se encuentran unas cuevas de enormes dimensiones que atraviesan la cumbre de lado a lado, y que son las más antiguas del mundo, y atraves de las cuales es posible volar con un ultraligero como lo demostró el experto piloto venezolano Jimmy Marull. Desde su descubrimiento esta monataña ha sido referencia obligada para escaladores de roca en todo el mundo. Fue llamado Amalivaca o Dios Blanco, salvador de una pareja de indios tamanaco que logró sobrevivir a la gran catástrofe celestial; así lo describe la mitología indígena. Arqueólogos españoles recorrieron las riberas del caudaloso río Orinoco, descubriendo una gran cantidad de petroglifos diseminados en las piedras a las orillas del río. El investigador Pablo Novoa con la ayuda de los indígenas del lugar, llegó a la gran cueva Amalivaca, repleta de gran cantidad de dibujos rupestres, cuyos diseños demuestran la influencia de civilizaciones europeas que llegaron al continente mucho antes que Colón. Lo trascendental de este descubrimiento, 1542139060_53c5c02459[1]fue presentado en el Congreso Internacional de Arte Rupestre, hecho que ha fascinado a la comunidad científica, y a pesar que no cuenta con el apoyo de las autoridades venezolanas, gran cantidad de libros, folletos y revistas son publicados en Europa, con el título: “La Huella del Dios Blanco en Venezuela”, como una prueba más, de que otras culturas visitaban el Nuevo Mundo antes que Colón. Esta foto corresponde a un petroglifo con signos europeos, de fecha incierta, hallada en una cueva del Orinoco. Vigirima es un lugar en Venezuela donde se encuentra la mayor concentración de petroglifos, glifos, monolitos y alineaciones megalíticas del mundo..! Del pasado milenario venezolano, nos han quedado multitud de restos arqueológicos, pero ninguno posee las características de los encontrados en este valle, cuya similitud a los europeos, ha sorprendido al mundo arqueológico… Las alineaciones megalíticas del “Cerro la Culebra” con 300 metros de largo, serpentean a lo largo de la colina… La situación privilegiada del valle a la laguna de Tacarigua, favoreció el desarrollo de culturas prehistóricas en ese lugar… Espectacular hallazgo lo constituye la “Roca Mapa”, que algunos arqueólogos ven representado allí al litoral central venezolano. El enigma de los petroglifos denota una ocupación hacia el 5000 antes de Cristo, y sin embargo no se han encontrado rastros de barina-51[1]herramientas ni de los supuestos ocupantes. Figuras geométricas en espiral, animales, mujeres en posición de parto, pies, manos, rostros y extraños personajes, están esparcidos en miles de grabados. Próximo al Cerro de la Culebra se hallan los monolitos que más expectación han generado entre estudiosos e investigadores: Se trata de dos grandes piedras de más de 2 metros de alto por 0,5 cm de ancho, grabadas con figuras geométricas por sus cuatro caras, que están parcialmente enterradas. Otras piedras perforadas, constituyen otro de los misterios de esta cultura megalítica de Venezuela, que no obstante de ser la mayor atracción de los científicos en todo el planeta y sus piedras son expuestas en prestigiosas revistas arqueológicas, aquí en nuestro país casi nada se ha escrito sobre este lugar potencialmente turístico..! En América no existe nada parecido, y sólo en Escocia, Galicia y Portugal, se han localizado estructuras megalíticas semejantes a Vigirima. Estos restos prehistóricos, suponen que en Venezuela 1541278249_cc6cb124a0[1]surgieron las primeras expresiones de una cultura megalítica que luego se extendió hacia Europa, para conformar la cultura de los dólmenes y menhires, que tanto han popularizado las zonas arqueológicas de Stonehenge y Carnac en la Gran Bretaña, donde el turismo abarrota estos lugares dejando millones de dólares… Es una evidencia indiscutible, que nos permite afirmar que en Venezuela surgió la cadena evolutiva del hombre y no en Asia y África como afirma la ciencia ortodoxa. Hacia el año 569 antes de Cristo, durante el reinado del faraón Amasis en la ciudad de Sais, el legislador griego Salón de Atenas, se entrevistó con un sacerdote egipcio para conocer los antecedentes de ese fabuloso imperio de las pirámides… De regreso a Grecia, contó a Critias El Mayor, lo que le habían narrado los egipcios: “El mar devoró una isla tan grande como Libia y Asia juntas llamada Atlántida… Los hombres que habitaron esas tierras, tenían una gran sabiduría y extendieron su cultura por todo el planeta”… Así nació la leyenda de la Atlántida, la cual ha sido buscada afanosamente por arqueólogos a través de toda la historia, y algunas regiones se dicen herederas del legado de Atlantis; pero sin embargo, sólo en Venezuela hay pruebas de su localización..! Las estructuras ciclópeas sumergidas en aguas del Delta del Orinoco, constituyen el misterio arqueológico más grande del mundo. 1541278755_d84b8048a2[1]Fueron descubiertas por el médico chino Su-Yu-Chang en un caudal del río Orinoco. Las murallas ocultas del Delta del Orinoco, constituyen un conjunto arqueológico monumental megalítico que floreció al sur de Venezuela..! que desde las riberas, se extienden hasta las profundidades del río… Miles de bloques de basalto están sumergidos en las aguas, ante la desidia de los investigadores: Son estructuras en piedra que sólo pueden suponer: que la mítica Atlántida de Platón surgió en Venezuela..! Las monumentales paredes están casi permanentemente bajo las aguas, y sólo durante un breve lapso, en períodos de sequía, quedan al descubierto. Enigmáticas decoraciones en alto y bajo relieve con motivos muy diversos, cubren algunos bloques; otros muestran perforaciones cilíndricas de increíble precisión, que alguna vez soportaron algún tipo estructura… La edad de esta enigmática ciudad es más antigua que el río mismo, lo que supone más de cuarenta mil años..! Ello confirma la mitología Waika del Diluvio Universal en tierras de los tepuyes..! LOS MISTERIOSOS PIGMEOS: cuyos 1542139672_21a083f900[1]orígenes tiene de cabeza a científicos de todo el mundo, ya que después de África, Venezuela es la otra región del planeta donde existieron estas curiosidades antropológicas. Pigmeos (del griego πυγμαιος, pygmaios, “de pequeña talla”) es el término usado para referirse a una serie de grupos humanos cazadores-recolectores que viven en selvas ecuatoriales y que se caracterizan por su baja estatura: los hombres miden menos de 1.50 m de media. Los pigmeos se encuentran a través de toda África central y en menor número en el sureste de Asia. Los grupos más estudiados son los Mbuti de la selva de Ituri en la República Democrática del Congo, que fueron el tema de un estudio de Colin Turnbull (The Forest People, 1962). Entre los demás grupos africanos están los aka, baka, binga, efé, gok y twa. Pero en Venezuela, los pigmeos constituyen una extraña curiosidad antropológica de una talla inferior al metro que habitaron los Valles de Quibor Estado Lara… Una cultura de pequeños habitantes pobló la zona occidental de Venezuela en fecha no 1541278995_95e2d0539e[1]determinada, constituyendo una sociedad incierta en cuanto a sus orígenes y final desenlace. Al igual que los egipcios, incas y mayas, estos pequeños personajes se alargaban artificialmente el cráneo para aumentar su inteligencia. Durante unos trabajos que se realizaban cercanos a la Plaza Bolívar de Quibor en la década de los 70, se hizo un increíble descubrimiento: 600 individuos en más de 150 sitios de excavación…! Quibor, un pueblo situado en el corazón de Venezuela en el estado Lara, daba a la luz del mundo un cementerio de antigüedad que superaba a la época de la conquista. Para entonces, con el descubrimiento y el refuerzo de lo escrito por Nicolás de Federman, reapareció la teoría de la existencia de pigmeos en América. Al parecer se había encontrado un cementerio de una cultura ancestral y pigmea. Hoy en día estudiosos de la materia revelan un panorama muy diferente. Las osamentas encontradas cercanas a la plaza Bolívar pertenecían a infantes. Esto planteaba nuevas interrogantes y vertientes para la investigación, la 1542139886_9e8e5db374[1]cual debía suceder de una manera científica y metódica. Los grupos que se situaron en la región para la época superan el número de siete y sus alcances culturales superan nuestra imaginación. Por muchos años se había pretendido el subestimar a los pueblos antiguos de Venezuela y es ahora cuando tenemos evidencia de lo contrario. Estos formaban sociedades organizadas, con líderes y seguidores, con especializaciones de tareas y responsabilidades, y con un gran respeto por el ser humano y la naturaleza. Aprovechando esta última para su beneficio pero de una manera inteligente. No se ha podido profundizar en el estudio de los pigmeos venezolanos, ya que aunque parezca increíble, su yacimiento con más de 200 esqueletos, fue clausurado con concreto en la década de los 80, porque incomodaba al alcalde del pueblo Quibor, puesto que en su opinión, las excavaciones hechas por los antropólogos, impedían e incomodaban la normal circulación de los vehículos automotores por la plaza… Esta acción irresponsable de un político, aún no saca de su asombro al mundo científico..! Quienes vieron sepultar un descubrimiento de esta naturaleza. El Estado de Barinas constituyendo el 3,8 % del territorio venezolano, es decir, treinta y cinco mil doscientos kilómetros cuadrados de la parte de la región sur-occidental de Venezuela. Inmensas sabanas y altas montañas conforman la topografía del estado. Su parte montañosa esta cruzada por la Sierra de Santo Domingo y Sierra de barina-41[1]Calderas, muriendo esta última en los llanos con las formaciones conocidas como las galeras de Barinas. En lo que se refiere a sus sabanas, estas forman parte de los Llanos Occidentales de Venezuela, que se extienden en suave declive desde el piedemonte en dirección Norte-Sur, donde se halla la mayor concentración de petroglifos del planeta. Los grabados rupestres enigmáticos: seres que no parecen de este mundo, luces voladoras, túneles kilométricos, misteriosos círculos y asombrosos restos arqueológicos, constituyen misterios que atraen a científicos de todo el mundo, pero que no conocen la mayoría de los venezolanos. EI área de Bum Bum, es el mayor número de estaciones con petroglifos de todo el estado Barinas. Situada ambas márgenes del río Bum Bum, en el distrito Antonio José de Sucre y comenzando a escasa distancia de la población del mismo barina-31[1]nombre, situada al borde de la carretera nacional, vía estado Táchira y extendiéndose por el piedemonte, hasta unos quince kilómetros cordillera arriba, por valles de incomparable belleza, bajo la mirada de los picos de la Sierra Nevada en su límite con el estado Mérida, de los cuales bajan numerosas quebradas de cristalinas aguas y donde se han ubicado, casi medio centenar de rocas repletas de las huellas dejadas por el aborigen precolombino que poblaron la zona. Son petroglifos realizados con la técnica de pirueteado simple y muy superficial, hasta figuras que pudiéramos IIegar a clasificar como de tipo “estatuario”, como sucede con las figuras de la estación Bum-Bum. Destaca en la planicie el petroglifo conocido como “La Piedra del Indio”. También parece una piedra tallada con rampa de ascensión. 10501728_516294828504028_8448905072196021519_nForma. Redondeada. Grabada por la cara sur. Por la cara oeste tiene la rampa. Los grabados están muy erosionados. Dimensiones: 52 mts de contorno por 10 mts de alto. Las esferas de piedra han sido uno de los mayores enigmas de Costa Rica, como el único lugar del planeta donde una enigmática cultura esculpió esferas con increíble simetría, las cuales fueron diseminadas en miles de kilómetros. En Bum Bum (foto superior) también se han encontrado estas curiosas esferas, cuyo tamaño y simetría compiten con las de Centroamérica. En el 2001 la policía llegó hasta una gran cueva por la que bajaron con cuerdas desde un helicóptero. Buscaban a un ganadero que había sido secuestrado, para encontrarse con enormes estatuas con figuras humanas y antropomorfas, como esta que aparece en la foto y que fue publicada por la revista española Año Cero edición Año XIX número 11-220, pero que sin embargo se desconoce en Venezuela. Toda el área está amenazada por vandalismo: el petroglifo de Madremonte (Curbatí. Municipio Pedraza) fue BrF_m0XCYAE1YyDgolpeado con una maquinaria para desprender los grabados. El Petroglifo de las Sabanas de Anime (Municipio Pedraza) fue socavado con la intención de rescatar un supuesto tesoro y hoy tiene un pozo profundo por uno de sus costados. El Petroglifo de “Las Lajitas” en el margen derecha de la quebrada Minamón (Municipio Sucre), lo fragmentaron con una maquinaria buscando también tesoros. Muchos de los Petroglifos de Bum Bum son remarcados con pintura en aceite por bañistas del río o visitantes BoSAu-gIIAEvaVgpara ser fotografiados. Es un tesoro arqueológico que llenaría el lugar de turistas, en cualquier parte del mundo, menos en Venezuela, donde la desidia y la política acapara la atención de los medios de comunicación. Otras de las curiosidades de Bum Bum son los cilindros con grabados, muy parecidos a los de la cultura Sumer en Mesopotamia, con grabados en escritura cuneiforme que se empleaban a modo de litográfico para imprimir textos en barro. La similitud de los seños sumerios y los de Barinas son ¡Sorprendentes!

 

 

 

 

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

 

A %d blogueros les gusta esto: