h1

215-LOS CRÁNEOS ALARGADOS DE PARACAS

enero 13, 2018

Planeta Azul se presenta de nuevo, en esta oportunidad con una interesante investigación sobre los alargados cráneos de Paracas.  La desértica península de Paracas se encuentra en la costa sur de uno de los países más enigmáticos de América del sur: Perú. Es allí, donde un arqueólogo peruano Julio Cesar Tello hizo uno de los descubrimientos más misteriosos en el año 1928. Durante las excavaciones, Tello descubrió un cementerio complejo y sofisticado en el suelo áspero del desierto de Paracas. En las enigmáticas tumbas, Tello descubrió una serie de polémicos restos humanos que cambiarían para siempre cómo miramos a nuestros antepasados y nuestros orígenes, unos esqueletos que cambiarían para siempre la historia. Los cuerpos en las tumbas tenían algunos de los cráneos alargados más grandes jamás descubiertos en el planeta, llamado los cráneos Paracas. El arqueólogo peruano descubrió más de 300 cráneos misteriosos que se creen tenían al menos 3000 años de antigüedad.

Como si la forma de los cráneos no fuera lo suficientemente misteriosa, un análisis de ADN realizado sobre algunos de los cráneos presenta algunos de los más enigmáticos e increíbles resultados que desafían todo lo que sabemos sobre el origen y el árbol evolutivo humano.

Mientras que varias culturas de todo el mundo realizaron prácticas de deformación del cráneo (elongación), las técnicas utilizadas fueron distintas, lo que significa que los resultados tampoco eran los mismos. Hay ciertas tribus sudamericanas que ‘ataban los cráneos de los bebés’ con el fin de cambiar su forma, resultando en una forma craneal drásticamente alargada. Aplicando una presión constante durante un largo período de tiempo con el uso de herramientas antiguas, las tribus lograron realizar deformaciones craneales que se encuentran también en culturas antiguas de África. Sin embargo, si bien este tipo de deformación craneal cambió la forma del cráneo, no alteró el tamaño, peso o volumen craneal, todos los cuales son rasgos característicos de los cráneos humanos regulares.

Justamente aquí es donde las características de los cráneos Paracas resultan ser más interesantes. Los cráneos de Paracas son cualquier cosa menos ordinarios. Los cráneos de Paracas son por lo menos 25% más grandes y hasta un 60% más pesados que los cráneos de los seres humanos regulares. Los investigadores creen firmemente que estas características podrían no haberse logrado con las técnicas utilizadas por las tribus como sugieren algunos científicos. No sólo son diferentes en peso, los cráneos de Paracas también son estructuralmente diferentes y sólo tienen una placa parietal mientras que los seres humanos normales tienen dos. Estas características extrañas han acrecentado el misterio durante décadas, pues los investigadores aún no tienen idea de quiénes fueron alguna vez estos individuos con dichos cráneos alargados.

En 2014, los cráneos de Paracas hicieron historia cuando análisis genéticos realizados en ellos permitieron descubrir que tenían ADN mitocondrial con mutaciones desconocidas.

El director del Museo de Historia de Paracas envió cinco muestras de los cráneos de Paracas para someterlas a pruebas genéticas, y los resultados fueron fascinantes. Las muestras que consistían en el pelo, dientes, piel y algunos fragmentos de huesos craneales dieron detalles increíbles que han alimentado el misterio que rodea a estos cráneos anómalos. El laboratorio genético a donde las muestras fueron enviadas no fue informado previamente del origen de las calaveras para evitar ‘influenciar los resultados’. Curiosamente, el ADN mitocondrial, que se hereda de la madre, mostró mutaciones que eran desconocidas para cualquier hombre, primate o animal encontrado en el planeta Tierra. Las mutaciones presentes en las muestras de los cráneos Paracas sugieren que los investigadores estaban tratando con un totalmente nuevo ‘ser humano’, muy diferente del Homo sapiens, Neandertal y Denisovans.

Según los informes, las personas de los cráneos de Paracas fueron tan biológicamente diferentes que hubiera sido imposible que los seres humanos se cruzasen con ellos.

¿Quiénes eran estos seres misteriosos?, ¿Evolucionaron por separado en la tierra?, ¿Qué causó que tengan esas diferencias drásticas con los seres humanos ordinarios?, ¿Y es posible que estos seres realmente no sean oriundos de la tierra?

Todas estas posibilidades son teorías que no pueden ser anuladas dadas las pruebas actuales. Lo único que sabemos hasta ahora es que hay muchas cosas que van más allá de la comprensión de los investigadores, historiadores y científicos. Es posible que después de todo, la pregunta de si estamos solos en el universo pueda ser contestada gracias a los cráneos de Paracas.

Los famosos cráneos Paracas han sido aclamados por muchos como el «eslabón faltante» en la cadena de los orígenes de la humanidad. Cada vez existen nuevos análisis realizados que han obtenido controversiales datos que podrían causar un giro de 360° en la historia convencional.

Desde que fueron descubiertos en las profundidades de la desértica península de Paracas, en la costa sur de Perú, los cráneos de Paracas han creado un gran revuelo en la comunidad científica.

Nuevas pruebas de ADN han sido completadas, revelando muchos más misterios de los cráneos de Paracas. Como muchos lo esperaban, la nueva ronda de pruebas obtuvieron resultados igualmente controversiales. Los investigadores han encontrado que los misteriosos cráneos de Paracas datan en por lo menos 2.000 años de antigüedad, y tienen sus orígenes en Europa y Oriente Medio.

Este hecho cambia totalmente, una vez más, todo lo que sabíamos acerca de la historia de América y cómo se pobló el continente americano. Mientras que muchas personas todavía sostienen que los cráneos de Paracas son el resultado de la deformación craneana artificial, los resultados de laboratorio sugieren lo contrario. A pesar de que alrededor del mundo muchas culturas antiguas practicaron el alargamiento o aplanamiento de cabezas, al analizar las características de los cráneos, los de Paracas son realmente una excepción.

Si bien el alargamiento de cráneos (deformación craneana artificial) ha sido realizado hace miles de años por numerosas culturas antiguas de todo el mundo, lo apreciado en los cráneos de Paracas es mucho más complicado. Mientras que el aplanamiento de cabeza altera la forma del cráneo, no puede alterar otras características que son propias en el cráneo humano.

Otra característica de estos misteriosos cráneos, es la que indica que no ocurrió tal deformación, esto es porque la posición del foramen magnum está ubicado en parte posterior del cráneo. Un foramen magnum normal estaría más cerca de la línea de la mandíbula. Pero en los cráneos de Paracas, la posición del foramen magnum es completamente diferente al de un ser humano normal, y además es más pequeño, lo que fortalece la teoría de que esto no se produjo con una deformación craneana a corta edad, esto es evidentemente genético.

En un cráneo humano normal, debe haber una sutura que va desde la placa frontal… sobre la bóveda del cráneo que separa las placas parietales – las dos placas separadas – y la conexión con la placa occipital en la parte trasera. Sin embargo, muchos cráneos en Paracas carecen completamente de una sutura sagital.

Mientras que la ausencia de la sutura sagital puede ser atribuida a una enfermedad conocida como craneosinostosis, Sin embargo, no existen pruebas de esta enfermedad presente en los cráneos de Paracas. Los resultados fascinantes que rodean a los misteriosos cráneos de Paracas han llevado a muchas personas en todo el mundo a especular que el origen de todos estos cráneos no está relacionado solamente a las deformaciones craneanas, sino que, por el contrario, pertenecieron a individuos de una antigua especie que existió en la Tierra hace miles de años.

Con el pasar del tiempo, estos cráneos revelan datos cada vez más y más sorprendentes. El investigador #BrienFoerster presentó más detalles acerca de los fascinantes cráneos alargados de Paracas. Las pruebas de ADN revelaron resultados fascinantes realizados en dichos cráneos. El cráneo más curioso fue apodado «Cleopatra» debido a su forma inusual y las huellas visibles de pelo rojizo.

La primera parte del análisis demostró que tenía rastros de pelo rubio y rojizo, y tenía el haplogrupo materno U2e1, que se encuentra en el continente europeo y no en América del Sur, de donde es originaria esta antigua civilización, según la historia convencional. Este tipo de sangre se encuentra generalmente en proto-Germánicos y proto-Eslavos y el hecho de que haya muerto hace casi 2.000 años, suma misterio al tema, ya que indica que hace miles de años la gente de Europa ya se encontraba en América, a diferencia de lo que la historia convencional dice.

Curiosamente las pruebas antes mencionadas se realizaron en restos óseos de las personas que habitaban la región hace miles de años. Según la historia convencional, los españoles llegaron al Perú recién en el año 1532.

Además Brien Foerster presentó el análisis que se realizó en el cráneo apodado «Cleopatra» debido a su forma y los restos de pelo rojizo.

Una vez más los resultados del ADN materno demostraron que la muestra es H1, cuyos restos se encuentran en los países de Europa Occidental y el pueblo vasco, Iberia, y partes de África del Norte. Siempre se ha creído que todos los habitantes precolombinos de las Américas pertenecían a los haplogrupos A, B, C, D y quizás X, pero los tres resultados de ADN anteriores indican claramente lo contrario, lo que sugiere una ascendencia europea mucho antes de que los europeos llegaran a América y especialmente antes de que visitaran partes del Perú y otros países de Sudamérica. Las teorías sugieren que H1 fue el haplogrupo dominante que estaba presente en la cultura megalítica europea en algún momento alrededor del 5000 a.C. hasta la llegada de las culturas proto-celta en algún

momento alrededor de 2.000 a.C. También se ha revelado la cuarta parte de las pruebas de ADN realizadas en una serie de curiosos cráneos encontrados en Perú. El resultado de la cuarta parte de los análisis de ADN indican que el curioso cráneo muestra el haplogrupo H2a, característica de la ascendencia de Europa del este, de partes de Europa occidental y de la región del Cáucaso en la Crimea moderna. En los resultados de las tres pruebas anteriores, Brien Foerster demostró que los haplogrupos descubiertos durante las pruebas indicaban clara ascendencia europea, y además no hay rastros de ascendencia indígena, planteando una serie de preguntas que los investigadores, arqueólogos e historiadores tendrán que responder en un futuro cercano.

Sin embargo, las cuatro muestras de ADN antes mencionadas indican claramente que la historia que se desarrolló hace miles de años no es como la pintan los libros. Los resultados anteriores son indicadores de que es muy probable que hace miles de años, antes de que los españoles llegaran a América del sur, gente de Europa y el Cáucaso probablemente viajaron a América. Los centros más importantes para el haplogrupo H2a son el mar Caspio, el norte del Mar Negro y Escandinavia. Brien indica que los cráneos alargados que se remontan por lo menos en 2.000 años se han descubierto en Francia, Austria, Hungría, Alemania e Inglaterra y que su origen es probablemente la región del Cáucaso.

Foerster además indica que el principal haplogrupo de H2a es H2, lo que significa que es muy probable que se originara en el mar Caspio, lo que parece apoyar las conexiones Armenio/Crimea. Por esta razón es probable y plausible que los antepasados del cráneo con huellas de haplogrupo R2a de alguna manera viajaron a Paracas en Perú, quizás siguiendo una vía entre la India y el Océano Pacífico en algún momento hace 2.000 o 3.000 años. Brien Foerster plantea numerosas preguntas que desafían a los libros de historia. Cuestiona la naturaleza de los cráneos alargados encontrados en Rumania, que datados en 2.000 años de antigüedad, y si es posible que estas personas viajaran desde Crimea y se diseminaran a otras partes de Europa.

¿Qué pasaría si antiguos constructores de megalitos, seres con cráneos alargados dejaron sus tierras europeas y de alguna manera llegaron a las Américas y finalmente a Perú cruzando el mar hace miles de años?

Estos fascinantes cráneos prometen detalles más fascinantes que están por venir.

 

 

RECOPILACIÓN INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: