Posts Tagged ‘#ElArcaDeNoe’

h1

205-EL ARCA DE NOÉ ENCALLÓ EN EL MONTE ARARAT

abril 9, 2017

Ark

Planeta azul se presenta de nuevo, en esta oportunidad buscando evidencia física y tangible que prueben la existencia del arca de Noé. El monte Ararat en Turquía se ha relacionado con el Arca de Noé en una serie de antiguos textos sumerios y manuscritos bíblicos, pero todo parecía ser irrelevante porque no podía ser probado. Sin embargo, un investigador estadounidense parece haber demostrado que un sitio arqueológico en lo profundo de la montaña es, de hecho, el Arca de Noé. Sus restos trascendieron los embates milenarios del implacable tiempo. Durante la investigación pudimos percatarnos de la cronología de hechos que signaron el descubrimiento del arca de Noe.

En 1965, un capitán del ejército turco, Llhan Durupinar, encontró un objeto extraño mientras examinaba imágenes aéreas de Turquía. Ese año el ejército tomó fotografías aéreas del área para crear mapas más detallados y el capitán notó una extraña formación en las laderas en el monte Ararat. Decidió enviar los negativos a un reconocido experto en fotografía aérea, el Dr. Brandenburger, de la Universidad Estatal de Ohio, EEUU.

Después de recibir las fotografías, Brandenburger las examinó cuidadosamente y llegó a la siguiente conclusión: “No tengo ninguna duda de que este objeto es un barco. En toda mi carrera, nunca he visto un objeto como este en una foto estéreo”.

En 1960 una imagen fue publicada en la revista LIFE bajo el título de Arca de Noé? Ese mismo año un grupo de investigadores estadounidenses acompañó al capitán Durupinar al sitio durante un día y medio. Esperaban encontrar artefactos en la superficie o algo que estuviera indiscutiblemente relacionado con una embarcación de algún tipo. Hicieron algunas excavaciones en la zona, pero no encontraron nada concluyente por tanto anunciaron al mundo que el objeto parecía ser una formación natural. Pero 17 años después se lanzó otra expedición.

En 1977 Ron Wyatt visitó el sitio. Obteniendo el permiso oficial, Ron y otros condujeron investigaciones más profundas durante un período de varios años. Utilizaron equipos de detección de metales, exploraciones de radar sub superficiales y análisis químico ciencia real de punta y sus resultados fueron sorprendentes. La evidencia era innegable. Este objeto era el Arca de Noé.

La primera parte del análisis fue examinar el objeto y tomar sus medidas. La forma parecía el casco de un barco. Un extremo estaba apuntado como se esperaría desde la proa [abajo: D] y el extremo opuesto era despuntado como una popa. La distancia desde el arco a la popa era de 515 pies, o exactamente 300 codos egipcios. El ancho promedio era de 50 codos. Estas fueron las medidas exactas mencionadas en la Biblia y los textos sumerios.

En el lado de estribor (derecho) cerca de la popa había cuatro protuberancias verticales que sobresalían del barro [B], en intervalos regulares, luego se determinó que tale protuberancias debían ser las “costillas” del casco. Frente a estas, en el lado de babor, una sola costilla [A] sobresaliendo del barro. Se Puede ver su forma curvada muy claramente. Alrededor de él hay más costillas, todavía enterradas en gran medida en el barro, pero visibles en una inspección más cercana. Es importante señalar que este objeto, si es el Arca, es extremadamente antiguo. La madera se ha petrificado. La materia orgánica ha sido reemplazada por minerales del suelo. Sólo quedan las formas y huellas de la madera original.

Desde la posición del objeto en medio de un flujo de barro, es obvio que el objeto se deslizó a más de un kilómetro desde su ubicación original. Los geólogos creen que originalmente estaba a más de 300 metros de altura en la montaña y encerrado en una cáscara de barro endurecido. Piensan que un terremoto en 1948 agrietó la cáscara de barro y reveló la estructura. Esto fue confirmado por las historias de los aldeanos de los alrededores que hablan de su “aparición repentina” alrededor de ese tiempo.

Los relatos bíblicos describen el Arca como una estructura que tenía hasta seis niveles. La forma del Arca asumida por los investigadores parece coherente con la protuberancia [C] en el centro del objeto. De hecho, las exploraciones de radar de la estructura sugieren que esta protuberancia es el desecho colapsado de estos niveles.

Aunque la mayoría de las personas piensa en el Arca como rectangular, esta forma solo se sólo se aplica a las cubiertas superiores. La forma elegante del casco es necesaria para permitir que la enorme embarcación permaneciera estable en el agua y sobreviviera a las tremendas olas.

Escaneos de radar revelaron que la estructura está bajo el barro endurecido. La simetría y la colocación lógica de estos objetos demuestran que esto es inequívocamente una estructura hecha por el hombre.

“Estos datos no representan la geología natural, son estructuras hechas por el hombre, estas reflexiones parecen demasiado periódicas… demasiado periódicas para ser aleatorias en ese tipo de espacio natural”. Sostiene Ron Wyatt del equipo SIR de imágenes.

Usando el GPR, Ron Wyatt descubrió una cavidad abierta en el lado de estribor. Él utilizó un taladro improvisado para tomar muestras de la base dentro de esta cavidad y recuperó varios objetos muy interesantes. A continuación puede ver los artefactos que fueron enviados para el análisis de laboratorio. A la izquierda está el agujero [ver abajo], seguido por lo que resultó ser estiércol animal petrificado, luego un asta petrificada y por último un pedazo de pelo de gato.

Incluso más artefactos sorprendentes fueron encontrados.

 Quizás el hallazgo más significativo del arca es un pedazo de madera petrificada [abajo a la izquierda]. Cuando se descubrió por primera vez, parecía ser una viga grande. Pero al examinar más detenidamente es en realidad tres piezas de tablones que se han laminado junto con algún tipo de pegamento orgánico! Esta es la misma tecnología utilizada en la madera contrachapada moderna. Esta laminación hace la fuerza total de la madera mucho mayor que la fuerza combinada de las piezas. Esto sugiere un conocimiento de construcción mucho más allá de lo que sabíamos que existía en el mundo antiguo.

Las pruebas realizadas por Galbraith Labs en Knoxville, Tennessee, EE.UU. mostraron que la muestra contenía más del 0,7% de carbono orgánico, consistente con la madera fosilizada. De lo que se concluye que la muestra fue una vez materia viva.

El examen reveló que había pegamento rezumado en las capas. El exterior de la madera parece haber sido recubierto con betún.

Aún más sorprendentes fueron los análisis de laboratorio que no sólo revelaron que la madera petrificada contenía carbono (probando que era una vez madera) sino que había clavos de hierro [arriba a la derecha] incrustados en la madera! La Edad del Hierro se coloca generalmente en 1200-1000 antes de Cristo, sin embargo, tenemos clavos de hierro que se utilizaron en esta extremadamente vieja construcción.

El hallazgo más sorprendente fue descubierto con detectores de metal sensibles. El equipo localizó grandes remaches en forma de disco. Desde la simple observación del metal se pudo ver donde el remache había sido martillado después de haber sido insertado a través de un agujero.

Un análisis del metal utilizado para hacer los remaches reveló que eran una combinación de hierro (8,38%), aluminio (8,35%) y titanio (1,59%). Recuerde que estas trazas de metales han sobrevivido a la petrificación y por lo tanto no indican el contenido exacto en el material original.

Sabemos que el aluminio se incorporó en la mezcla metálica porque no existe en forma metálica en la naturaleza. Esto implica un conocimiento extremadamente avanzado de la metalurgia y la ingeniería. Las características de una aleación de hierro-aluminio han sido investigadas en “El Boletín Químico Ruso” (2005) y revelan que esta aleación forma una película delgada de óxido de aluminio que protege el material de la oxidación y la corrosión. La adición de titanio proporcionaría mayor resistencia. Esto parece haber funcionado. ¡Los remaches han sobrevivido desde la antigüedad!
Pero en la zona de los alrededores se encontraron más sorpresas.

A varias millas de la ubicación del Arca, se descubrieron enormes piedras, algunas de pie, mientras otras estaban tendidas en el suelo. Estas piedras, que pesan muchas toneladas, tienen agujeros tallados en ellos. Los científicos han determinado que eran anclas y los agujeros podrían haber sido sujetados a una nave con cuerda de cáñamo.

A menudo estas piedras tenían cruces talladas en ellos, desde hace siglos cuando los peregrinos hicieron el viaje para visitar el Arca. Sí, el Arca era bien conocida en la Edad Media e incluso antes. Y su ubicación se registró en muchos documentos históricos.

“Y el Arca descansó en el séptimo mes, en el día diecisiete del mes, sobre las montañas de Ararat, y las aguas disminuyeron continuamente hasta el décimo mes: en el mes décimo, el primer día del mes, fueron las cimas de las montañas vistas”. Génesis 8: 4-5

La epopeya de Gilgamesh (650 ac) da al Mt. Nisir como el lugar de desembarco del Arca. El nombre local para la ciudad donde se encontró el Arca es Nasar.
Los anales de Ashurbanipal II de Asiria (833-859 AC) lo sitúan al sur del río Zab (correcto).
Teófilo de Antioquía (115-185 dC) dijo que el Arca se podía ver en el día en las montañas árabes. Los posteriores padres de la Iglesia también mencionan el Arca hasta mediados del siglo VII.

En el siglo 13, Willam, un viajero, declaró por primera vez que el monte Masis era el lugar del Arca (actual Monte Ararat).

La Geografía de Ptolomeo (1548) menciona las montañas de Armenia como el lugar de desembarco. También lo hace el viajero Nicolas de Nicolay (1558).

Las enormes anclas habrían sido suspendidas de la quilla del barco. Esta era una práctica común entre los marineros antiguos para estabilizar un buque pesado y asegurarse de que el arco siempre se enfrenta a las olas que se avecinan. Una nave “pesada”, como el Arca, podría ser fácilmente zozobrada por una ola que se acercaba desde el costado. Esto es una prueba más de que el Arca de Noé fue una realidad y que de hecho se ha encontrado en Turquía.

Después de que el Arca de Noé descanso

Cuando el Dr. Brandenburger examinó y amplió las fotografías del “objeto extraño” en Turquía, también vio centenares de fundaciones antiguas en la región, sugiriéndole que ésta podría haber sido la primera ciudad establecida después de la inundación, como se describe en el Biblia.

Ahora su asentamiento se extendió desde Mesha mientras vas hacia Sephar, la región montañosa del este. – Génesis 10:30

Los equipos arqueológicos han encontrado muchas ruinas y tumbas antiguas. Muchas costillas humanas han sido excavadas y enviadas a laboratorios para el análisis. En medio de esta supuesta “primera ciudad” de Noé, hay una estructura inusual y prominente, de unos 10 pies de diámetro, que muchos creen que es el altar en el que Noé hizo su primer sacrificio.

“Entonces Noé edificó un altar al Señor, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocaustos sobre el altar.” Génesis 8:20

Hay pruebas sustanciales de algo extremadamente importante El Arca de Noé se ha encontrado, sin embargo, ha sido ignorado por los historiadores oficiales y los medios de comunicación. Tal vez sea porque la tecnología avanzada descubierta en el Arca sugiere que las leyendas sumerias, la Epopeya de Gilgamesh y otras escrituras antiguas pudieran ser correctas cuando hablan de una conexión extraterrestre. El plural de dios Elohim se usa incluso en el Génesis. ¿Quiénes eran estos “dioses” y cómo se desplazaron por la Tierra e interactuaron con los humanos de la época?…

Todos necesitamos profundizar en nuestro pasado para aprender qué clase de seres somos realmente, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

 

 

 

 

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: